Actualizado 13/04/2007 00:08 CET

Líbano.- La respresentante especial de la ONU para la Infancia advierte de la situación de los menores en Líbano

Reconoce que Israel "parece haber violado la ley humanitaria internacional" durante la guerra en Líbano

BEIRUT, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

La representante especial de la ONU para la Infancia y Conflictos Armados, Radhika Coomaraswamy, advirtió hoy de la situación de los menores libaneses y palestinos por el impacto del reciente conflicto armado que el pasado verano libraron Israel y la milicia chií libanesa Hezbolá al sur de Líbano.

Por ello, Coomaraswamy abordó con las autoridades libanesas el problema de las bombas de fragmentación --también conocidas como bombas de racimo--, utilizadas en la pasada contienda bélica, instándolas a promover un Protocolo internacional contra este tipo de armamento, al tiempo que insistió en la necesidad de concluir las labores de desminación de campos para evitar que artefactos que aún no han explotado sigan cobrándose la vida de inocentes. Unos 56 equipos procedentes de todo el mundo trabajan en la actualidad en el sur de Líbano en labores de desminación.

Asimismo, emplazó a todas las partes en el Líbano a respetar el derecho humanitario internacional en materia de protección de la infancia, así como a asegurar que las escuelas sean zonas de paz. "Por el bien de la futura generación se debe negociar con Israel el marco de una paz permanente", subrayó la representante de la ONU.

No obstante, reconoció su horror al ver la destrucción de ciudades libanesas por parte de las tropas israelíes, muchas de cuyas acciones, denunció, podrían haber incurrido en una violación de la legislación internacional ya que, a su juicio, el lanzamiento de millones de bombas de racimo por Israel durante los 34 días que duró la guerra supone un "uso desproporcionado de la fuerza", informa Associated Press.

Por este motivo, anunció a los periodistas que tratará la cuestión con las autoridades israelíes durante su próxima visita por Oriente Próximo, tras insistir en el "horror" que la produjo observar la destrucción de la localidad de Bint Jbeil --tradicional bastión de Hezbolá-- "y el impacto considerable que tuvo en los menores". "Muchas de las acciones adoptadas en la guerra con Líbano parecen haber violado la ley humanitaria internacional", reconoció.

Además, incidió en que exigirá a las autoridades israelíes que proporcionen la información sobre la localización de las bombas de fragmentación, porque, explicó, "tienen los dados en el ordenador".

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores israelí, Yariv Ovadia, rechazó explicar si Israel accedería a tal petición e insistió en que se abordará "su petición" cuando "ésta llegue".

Por otra parte, la responsable de la ONU lamentó el alto índice de abandono escolar en el nivel de la educación secundaria en Líbano y destacó la importancia crucial de mantener a los menores en la escuela, haciendo especial hincapié en los casos de los menores más vulnerables y marginados.

Coomaraswamy aprovechó hoy para entrevistarse con el primer ministro libanés, Fuad Siniora, según informó la oficina del primer ministro en un comunicado del que se ha hecho eco el diario libanés 'Daily Star', para culminar las reuniones previstas durante su estancia de tres días en el país.

Tras visitar ayer el campo de refugiados palestinos de Shatila, en el sur de la capital, la representante de la ONU, más tarde, se reunió también con representantes de organizaciones no gubernamentales, incluidos los de Save the Children, con sede en Londres.