Actualizado 24/07/2007 13:32 CET

Libia/Bulgaria-Barroso dice que la liberación se produjo a cambio de normalizar relaciones con Libia y no por más dinero

El presidente de la Comisión cree que el desenlace fue posible por el "suplemento de interés" de Nicolás y Cecilia Sarkozy

BRUSELAS, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, aseguró hoy que la liberación de las cinco enfermeras búlgaras y el médico palestino acusados de contagiar deliberadamente el sida a más de 400 niños en Benghazi no se ha producido a cambio de más dinero de la UE para los afectados por la enfermedad sino del compromiso de "normalizar" las relaciones entre la UE y Libia. Barroso admitió que el desenlace final fue posible "gracias al suplemento de interés" del presidente francés, Nicolas Sarkozy, y su esposa Cecilia.

Barroso desveló que este lunes mantuvo una "larga conversación telefónica" con el presidente libio, Muamar Gadafi, para expresarle "nuestro deseo de normalizar las relaciones entre la UE y Libia". "Le dije, y lo reitero ahora en público, que si se resolvía este caso trabajaríamos por esta normalización. Interesa a las relaciones entre Europa y Libia, Europa y el mundo árabe y Europa y África". La normalización supondrá, explicó el presidente de la Comisión, aumentar la cooperación "en muchos campos".

El presidente de la Comisión no quiso explicar todos los detalles del memorando firmado entre la UE y Libia para permitir la salida de las enfermeras y se limitó a señalar que "la puesta en práctica de un dispositivo mejorado para garantizar los cuidados a los niños víctimas del sida en Libia forma parte de este acuerdo". No obstante, recalcó que "no hemos aumentado nuestra contribución financiera, lo que ya habíamos negociado con los libios desde hace tiempo".

Barroso explicó que en las negociaciones intervino el emir de Qatar --ya que tanto Sarkozy como él mismo pensaron que su contribución podría ser positiva por ser "amigo de Francia, de Europa y de Libia"-- y que éste no hizo únicamente de mediador sino que también "ha querido dar una contribución adicional humanitaria a Libia", cuyo importe el presidente del Ejecutivo comunitario no quiso precisar.

"Es un momento de emoción, de alivio y de alegría", señaló Barroso, que dirigió sus "mejores deseos" a las enfermeras búlgaras, a su familia y amigos y al Gobierno y al pueblo de Bulgaria. A su juicio, este "final feliz" es "el resultado de la mejor forma de solidaridad europea". Destacó igualmente que la Comisión y, en particular, la responsable de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero-Waldner, "no ha ahorrado esfuerzos y no ha cedido en la determinación de encontrar una solución".

NICOLAS Y CECILIA

El presidente del Ejecutivo comunitario agradeció además la "excelente cooperación" de las últimas semanas del presidente Sarkozy y su esposa Cecilia. "Es verdad que habíamos hecho esfuerzos desde hace mucho tiempo, y la determinación de la UE y de la comisaria Ferrero-Waldner estaba ahí, pero también es verdad que el compromiso personal del presidente de Francia y de su esposa han sido esenciales para que el desenlace se produzca ahora", dijo Barroso.

"Lo único que puedo hacer es saludar los esfuerzos de los hombres o mujeres de buena voluntad, sean o no jefes de Estado o esposas de los jefes del Estado", añadió, al ser preguntado si ello significa que en el futuro se dará también un papel a los esposos de jefes de Estado y de Gobierno para resolver crisis diplomáticas.