Libia rechaza el plan de la UE para establecer centros para migrantes fuera de las fronteras del bloque

Migrantes trasladados de centros de detención en Trípoli
REUTERS / HANI AMARA - Archivo
Publicado 19/10/2018 23:53:34CET

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores del Gobierno de Libia reconocido internacionalmente, Mohamed al Taher Siala, ha resaltado este viernes que Trípoli se opone al plan de la Unión Europea (UE) para el establecimiento de centros para migrantes fuera de las fronteras del bloque comunitario.

La UE propuso en junio la creación de "plataformas regionales de desembarco en cooperación con Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM)".

En una entrevista concedida al diario austriaco 'Die Presse', Siala ha manifestado que todos los países de Magreb rechazan esta idea, antes de destacar que Libia está trabajando con los países de la frontera sur para reforzar la seguridad en la zona.

Así, ha cifrado en cerca de 30.000 los migrantes irregulares que se encuentran detenidos en el país y ha recalcado que el gobierno de unidad trabaja con la UE para la repatriación de estas personas a sus países de origen.

"Desafortunadamente, algunos de estos países, muchos de ellos de África Occidental, se niegan a aceptarles de vuelta", ha manifestado, tal y como ha recogido la cadena de televisión británica BBC.

Siala ha manifestado además que la UE podría ayudar a proteger la frontera sur de Libia facilitando apoyo técnico como vehículos de patrulla, aparatos no tripulados, helicópteros "y quizá unas pocas armas ligeras".

ACNUR y la OIM hicieron el miércoles un llamamiento conjunto a los líderes europeos "para que adopten medidas urgentes para frenar la tasa récord de ahogados que se han producido en el Mediterráneo este año".

"El tono actual del debate político, que pinta una Europa bajo asedio, no solo no ayuda sino que está totalmente alejado de la realidad", expresó el Alto Comisionado para los Refugiados, Filippo Grandi.

"El número de llegadas está cayendo, pero pérdida de vidas aumenta. No podemos olvidar que estamos hablando de vidas de seres humanos. El debate es siempre bienvenido, pero convertir a refugiados y migrantes chivos expiatorios para sacar rédito político, no lo es", argumentó.

La tasa de muertes por ahogamiento en el intento de cruzar el mar Mediterráneo ha aumentado "considerablemente" este año, con más de 1.700 vidas perdidas desde el inicio de 2018, según datos de ACNUR.