Los líderes de la OTAN se comprometen a avanzar hacia objetivo de gastar el 2% del PIB en defensa en una década

Actualizado 05/07/2015 16:33:28 CET

El secretario general cree que aliados han entendido que ya no pueden dar por hecho la seguridad a raíz de la intervención rusa en Ucrania y tienen que invertir en defensa

LONDRES, 5 Sep. (EUROPA PRESS) -

Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN han acordado "revertir la tendencia en la reducción de los presupuestos de defensa" y "avanzar hacia el objetivo del 2%" del Producto Interior Bruto de gasto en defensa "en el plazo de una década" con vistas a alcanzar los objetivos de capacidades militares de la Alianza y suplir las deficitarias.

"Acordamos revertir la tendencia en la reducción de los presupuestos de defensa, hacer el máximo uso efectivo de nuestros fondos y avanzar hacia un reparto de los costes y responsabilidades más equilibrado", han prometido los aliados en la declaración final de la cumbre.

Estados Unidos, que asume el gasto del 75% de la OTAN, lleva ya varios años reclamando a los aliados europeos que inviertan más en defensa y que tienen que asumir más responsabilidad para garantizar su propia responsabilidad, especialmente en el contexto de crisis económica de los últimos años, si bien el presidente estadounidense, Barack Obama, ha reiterado su compromiso de destinar 1.000 millones de dólares para financiar el refuerzo militar pactado en los países del Este de la OTAN a raíz de la intervención militar rusa en Ucrania.

Los aliados que actualmente cumplen el objetivo voluntario que marca la OTAN de mantener el gasto mínimo en defensa en el 2 por ciento del Producto Interior Bruto aspirarán a mantenerlo y los que gastan más del 20 por ciento de su presupuesto de defensa en grandes equipos, incluido en investigación y desarrollo, el otro gran objetivo aliado, continuarán haciéndolo.

Los que no cumplen el objetivo del 2 por ciento --sólo lo cumplieron Estados Unidos, Reino Unido, Grecia y Estonia en 2013, mientras que España está en torno al 0,6%-- se han comprometido en la cumbre a "detener cualquier reducción en el gasto en defensa" e intentarán aumentarlo "en términos reales según crezca el PIB" con el "objetivo de avanzar hacia el objetivo del 2 por ciento, en el plazo de una década" con vistas a alcanzar los objetivos de capacidades de la OTAN y suplir las deficitarias.

Aquellos que gastan en la actualidad menos del 20 por ciento de su gasto anual en defensa en nuevos equipos de importancia, incluido en investigación y desarrollo asociado, intentarán, en el plazo de una década, aumentar su inversión anual hasta el 20% o más del gasto total.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN han reconocido que la defensa y seguridad en términos generales "dependen" de cuánto gasten y cómo lo gastan. "Las inversiones aumentadas deben ir dirigidas hacia el cumplimiento de nuestras prioridades en capacidades", han recalcado, subrayando además la complementariedad de los esfuerzos de la OTAN y la UE para reforzar las capacidades de defensa.

Las capacidades deficitarias militares de los aliados, especialmente los europeos, incluyen capacidades de inteligencia, vigilancia y reconocimiento y de reabastecimiento en vuelo, armamento de precisión, tal y como reflejó la operación en Libia en 2011.

Todos los aliados se han comprometido además a cumplir los objetivos pactados de desplegabilidad y sostenibilidad de sus fuerzas terrestres, aéreas y marítimas y garantizar la interoperabilidad de sus fuerzas armadas cumpliendo los estándares y doctrinas de la OTAN.

Los aliados se comprometen además a revisar anualmente los progresos para subir el gasto, algo que discutirán en los ministros de Defensa de la OTAN en sus reuniones y revisarán los propios jefes de Estado y de Gobierno en cumbres futuras.

COMPROMISO POLÍTICO, NO VINCULANTE

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, que será sucedido por el exprimer ministro noruego, Jens Stoltenberg, al frente de la OTAN el próximo 1 de octubre tras cinco años en el cargo, ha admitido que "esto no es un compromiso legal" sino "político" y es "todo lo fuerte que puede ser en política".

"Es la primera vez en la historia de nuestra Alianza que los jefes de Estado y de Gobierno emiten tal declaración. No se ha descafeinado. Es todo lo fuerte que puede ser en política", ha admitido, al tiempo que ha dejado claro que también es la primera vez que se introduce un plazo "razonable" para tratar de cumplirlo, en diez años.

"Todo el mundo entiende que ahora estados en un entorno de seguridad que ha cambiado dramáticamente. Tras 25 años de un clima relativamente bueno después del fin de la Guerra Fría ahora nos enfrentamos a un cambio climático profundo, políticamente y en términos también de seguridad. Y esto es lo que será la fuerza motor. Realmente confío en que hayamos dado la vuelta a la esquina", ha concluido el danés.

"La agresión rusa contra Ucrania es una llamada de atención y creo que esto es exactamente lo que ha llevado a las capitales en los países aliados a reconsiderar la inversión en defensa porque ahora es obvio que no podemos dar por hecha nuestra seguridad. Y tendremos que invertir más en defensa y seguridad", ha zanjado, recalcando que "no es sostenible" que los aliados hayan reducido su gasto en defensa un 20% de media en los últimos años mientras que Rusia lo ha aumentado un 50 por ciento.

"En lo que respecta a la seguridad, tienes lo que pagas y no es barata", ha concluido el danés.

Stoltenberg ha recordado por su parte que la OTAN no es solo una organización militar sino también "una comunidad de valores" que de "seguir defendiendo". "Necesitamos invertir política y financieramente en la Alianza", ha concluido, al tiempo que ha confiado en cooperar con todos los aliados para mantener la OTAN "fuerte en el futuro".