Actualizado 09/03/2021 22:53 CET

López Obrador califica de "provocación" los actos de algunas manifestantes durante las protestas del 8M en México

Manifestación por el Día de la Mujer en México.
Manifestación por el Día de la Mujer en México. - LEONARDO CASAS / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 9 Mar. (EUROPA PRESS) -

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha calificado este martes como "acto de provocación" la postura de algunos de los manifestantes durante la jornada de movilizaciones por el Día de la Mujer, en la que hubo enfrentamientos con la Policía a las puertas del Palacio Nacional.

"Era un acto de provocación abierto, descarado, no era una manifestación con un templete en el que hablan las mujeres pidiendo respeto y que se castigue el machismo, no, no, era martillo y marro, y gasolina y fuego, fue eso lo que predominó en toda la marcha", ha denunciado.

Al menos 81 personas, 62 policías y 19 civiles, resultaron heridos el lunes en la manifestación del 8 de marzo en Ciudad de México, donde se vivieron momentos tensos frente al Palacio Nacional cuando varias participantes han derribado parte de las vallas que el Gobierno había colocado para proteger el edificio.

Según varios medios locales, la Policía de la capital habría arrojado gas lacrimógeno a las manifestantes, algo que negaron desde el Gobierno. El propio López Obrador ha hecho este martes referencia a ello durante su habitual comparecencia matutina y ha insistido en que fue una agresión hacia los agentes.

"Es una causa justa defender la igualdad de hombres, mujeres, el derecho a la vida y que no se permita la violencia, pero no se puede, no se debe enfrentar la violencia con la violencia", ha defendido el presidente mexicano, quien ha reiterado que lleva "muchísimo tiempo luchando por la igualdad".

López Obrador también ha criticado la "mucha falsedad" que algunas organizaciones "mostraron" durante la jornada de movilizaciones, cuando aseguraban que "no se estaban cumpliendo los protocolos por parte de la autoridad", mientras "golpeaban los escudos de los policías".

En ese sentido, ha denunciado que una parte de las protestas estaba buscando una respuesta violenta del Gobierno, algo, ha dicho, que no se logró y ha recalcado, como viene siendo habitual desde su llegada al Palacio Nacional, que quienes gobiernan ahora no son la vieja clase política.

"¿Cuántos están detenidos? ¿Cuántos están en la cárcel? No somos iguales. Esa es nuestra principal defensa ante el autoritarismo, ese es nuestro escudo, no somos iguales", ha insistido.

El movimiento feminista mexicano reivindicó los derechos del colectivo en un país fuertemente golpeado por los feminicidios, en el que se asesinan a diez mujeres cada día. Sólo en 2020, cerca de 3.700 de ellas fueron víctimas de esta lacra.

ACUSACIONES DE VIOLENCIA SEXUAL EN MORENA

Durante su comparecencia ante la prensa, una de las periodistas allí presentes le ha recordado el caso de Félix Salgado Macedonio, candidato de Morena a gobernador de Guerrero en las estatales de junio de este año, y que fue acusado a finales de 2020 de varias episodios de abuso sexual.

"No podemos permitir los linchamientos políticos, no se puede permitir que haya linchamientos", ha defendido López Obrador, quien pone en manos de los habitantes de Guerrero la decisión de reprobar o no Macedonio en las urnas.

"Qué querían? Que yo desde aquí descalificara, como cacique, como gran elector? No, yo soy demócrata. Es mandar obedeciendo, lo que diga el pueblo, en la democracia es la mayoría la que decide, es el pueblo el que manda", ha dicho.

Para leer más