López Obrador y Trump avistan un acuerdo para evitar la guerra comercial a cuenta de la inmigración

Actualizado 05/06/2019 20:39:23 CET
López Obrador espera "buenos resultados" en las negociaciones comerciales con EEUU
REUTERS / HENRY ROMERO

Trump cree que México quiere pactar y confía en que logrará detener el flujo migratorio

CIUDAD DE MÉXICO/WASHINGTON, 5 (Reuters/EP)

Los presidentes de México y Estados Unidos, Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump, respectivamente, han confiado este miércoles en llegar a un acuerdo que evite una guerra comercial entre ambos países por la inmigración ilegal a través de la frontera común.

López Obrador ha insistido durante la jornada en que es "optimista" sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo antes de que el 10 de junio entren en vigor los aranceles a la importación de productos mexicanos anunciados por su homólogo estadounidense.

"Estamos optimistas", ha dicho en la rueda de prensa diaria, interrogado sobre los contactos que estos días mantienen en Washington representantes de ambos gobiernos, incluyendo la reunión prevista para las próximas horas entre el ministro de Exteriores, Marcelo Ebrard, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo.

También ha reiterado que desea tener una "buena relación con el presidente estadounidense", a pesar de los ataques que Trump ha dirigido en los últimos meses contra México porque cree que no está haciendo lo suficiente para frenar la inmigración ilegal en la frontera común.

No obstante, según fuentes consultadas por Reuters, López Obrador se prepara al mismo tiempo para una escalada de tensión. Así, habría solicitado un listado de productos estadounidenses a los que podría aplicar aranceles a su entrada en suelo mexicano.

Trump le ha dado la réplica horas después desde Shannon (Irlanda), donde se encuentra en el marco de su gira europea. "México quiere hacer un trato. Tienen a una delegación entera en estos momentos para negociar con nuestra gente", ha dicho a los medios de comunicación.

No obstante, ha recalcado que "México puede frenar" la inmigración ilegal. "Debe hacerlo o, de lo contrario, no seremos capaces de hacer negocios. Es muy simple", ha apuntado, ratificando su amenaza, si bien ha confiado en que el país vecino logrará el objetivo señalado. "Vamos a ver qué pasa hoy", ha zanjado.

RONDA DE CONTACTOS

La delegación mexicana se ha visto asimismo con congresistas estadounidenses. El jefe de la Comisión de Finanzas del Senado, el republicano Chuck Grassley, también ha augurado que México y Estados Unidos llegarán a un acuerdo antes de que el nuevo arancel entre en vigor, pronosticando incluso que llegará el jueves por la noche (hora local).

Grassley ha vaticinado que México pondrá sobre la mesa "una larga lista de cosas" a Estados Unidos. Fuentes mexicanas han indicado a Reuters que los puntos a tratar son una mayor cooperación en materia de asilo político, intensificar la seguridad en la frontera y la lucha contra las mafias y mantener los centros de detención para migrantes.

"La reunión que hemos tenido ha sido muy respetuosa. Hemos dejado claro que estamos intentando avanzar hacia el 'sí' sobre el acuerdo comercial entre Estados Unidos, México y Canadá", ha dicho, por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi.

El pasado mes de diciembre, los tres socios norteamericanos firmaron el nuevo acuerdo de libre comercio para la región, NAFTA o TLCAN, tras dos años de negociaciones forzadas por Trump al considerar que existía un desequilibrio comercial entre Estados Unidos y sus dos vecinos.

El nuevo NAFTA podría verse afectado por la decisión anunciada por Trump la semana pasada de imponer a partir del 10 de junio un arancel del cinco por ciento a los productos mexicanos que irá aumentando un cinco por ciento cada mes hasta que México frene la inmigración ilegal.

López Obrador ha defendido que México está haciendo todo lo posible, "sin vulnerar los Derechos Humanos", para combatir el flujo migratorio y ha presentado un Plan de Desarrollo Integral para atacar las causas profundas de la emigración centroamericana.

Trump endureció el tono en materia migratoria a raíz de las caravanas que comenzaron a partir en octubre de Centroamérica rumbo al 'sueño americano'. La mayoría de sus integrantes han quedado varados en la frontera con México a la espera de que se resuelvan sus peticiones de asilo en Estados Unidos.