Actualizado 09/02/2022 18:35

López Obrador propone una "pausa" en las relaciones con España

Archivo - Andrés Manuel López Obrador, presidente de México
Archivo - Andrés Manuel López Obrador, presidente de México - -/El Universal via ZUMA Press Wi / DPA - Archivo

El presidente mexicano cuestiona los contratos suscritos por anteriores gobiernos con Repsol, OHL, Iberdrola y astilleros de Vigo

Albares había asegurado recientemente que había interés en "abrir una nueva página" en la relación

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha abogado este miércoles por una "pausa" en las relaciones con España para pasar página a una etapa en la que, según el mandatario, autoridades y empresas españolas se han aprovechado del país norteamericano.

"Eran como dueños de México", ha dicho López Obrador, que ha criticado en reiteradas ocasiones el papel de España, remontándose incluso a la conquista. El presidente mexicano ha admitido en una comparecencia ante los medios que ahora "no es buena la relación".

Por eso, ha planteado "hacer una pausa", alegando que es lo que "conviene" a las dos partes. "A lo mejor ya cuando cambie el Gobierno ya se restablecen las relaciones y yo desearía que cuando ya no esté aquí, no fuesen igual a como eran antes", ha declarado.

En este sentido, cree que México se ha llevado "la peor parte" de la "promiscuidad" económica y política en las relaciones bilaterales durante las últimas décadas. "Nos saqueaban", ha sentenciado ante los medios López Obrador.

A preguntas de los periodistas, que le han interrogado sobre la posibilidad de formalizar la "pausa", López Obrador ha respondido sin embargo que "no". "Eso no se puede hacer", ha alegado, para acto seguido especificar que sólo era un "comentario".

CRÍTICAS A REPSOL

López Obrador ha aludido durante su alocución a varias empresas españolas como ejemplo de las supuestas malas prácticas, entre ellas Repsol, favorecida a su juicio durante el mandato presidencial de Felipe Calderón.

Cuestiona, en concreto, la concesión de un contrato para extraer gas en la Cuenca de Burgos, pagado a precios "elevadísimos" y sin resultados. "Al final se llegó a extraer menos gas que el que extraía Pemex cuando no había entregado el contrato", ha declarado.

El director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, ha ahondado en detalles señalando que se trataba de contratos con "todas las ventajas" para la empresa española, que "cobraba por perforar" pozos y acometió numerosas prospecciones que resultaban en "muy poca cantidad" de gas durante "muy pocos meses".

Asimismo, López Obrador ha recordado otro acuerdo suscrito con Repsol, de 26.000 millones de dólares, para importar gas desde Perú. Según el presidente mexicano, el contrato ni siquiera estaba firmado cuando "ya Repsol estaba comprando el gas en Perú asegurando que ya lo tenía vendido en México".

Este "arreglo", ha añadido, concluyó con la cancelación del contrato cuando a Repsol no le resultó rentable por la bajada del precio y no pasó "absolutamente nada".

OHL Y ASTILLEROS

López Obrador también ha aludido de pasada a contratos de Iberdrola y, ya más en detalle, a OHL, que vincula a la época de Enrique Peña Nieto. En el caso de la constructora, considera que se suscribieron contratos de forma "irregular", primando a la firma española por encima de otras propuestas presentadas por una empresa de Carlos Slim.

"No quiero hablar de los bancos, porque es otro capítulo", ha ironizado el presidente mexicano, quien ha señalado que ninguna de sus denuncias es nueva, en la medida en que ya en campaña planteó revisar las relaciones empresariales y políticas con España.

Por otra parte, el director de Pemex ha cuestionado la implicación de la empresa que ahora dirige en los astilleros de Vigo, apuntando que estaban "prácticamente en bancarrota" cuando el gigante mexicano decidió "rescatarlos" invirtiendo dinero y encargándole la construcción de barcos que justificasen su continuidad.

Cuando se concluyó la construcción de los barcos, Pemex no los requería, por lo que se intentó venderlos. Entonces, según Romero Oropeza, se constató que hubo un "sobreprecio", ya que "nadie quería pagar más de la mitad" de los 80 millones de euros que habían costado estos barcos.

"Pemex nunca ganó un sólo centavo", ha lamentado el responsable de la empresa, que no obstante da ya por "recuperado" el dinero invertido. "Indudablemente", fue "un pésimo negocio", ha apostillado.

ALBARES ADELANTÓ UN REFUERZO DE LA RELACIÓN

Las palabras del presidente mexicano se producen menos de dos semanas después de que el ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, asegurara durante una comparecencia en el Senado que había "interés de abrir una nueva página". "En los próximos meses vamos a reforzar mucho las relaciones con México", adelantó.

Días antes, su departamento había concedido finalmente el plácet al nuevo embajador de México en Madrid después de que se hubiera especulado con que el retraso pudiera ser algún tipo de represalia por la postura crítica con España y con su pasado colonial que ha venido manteniendo López Obrador.

El presidente mexicano anunció en septiembre que el embajador en España sería Quirino Ordaz, gobernador en ese momento de Sinaloa y un destacado dirigente del PRI. No obstante, no fue hasta noviembre, una vez Ordaz había dejado el cargo, cuando se solicitó formalmente a España el plácet para el nuevo embajador.

Aunque no hay plazos fijados para la aceptación del plácet de un nuevo embajador por el país de destino, por regla general en la práctica el trámite no suele demorarse más allá de unas pocas semanas. Por ello, en México algunos medios habían especulado con que el retraso sería resultado de la política de confrontación que López Obrador ha mantenido con España desde su llegada al Palacio de los Pinos.

El presidente mexicano se ha mostrado muy crítico con el legado colonial español, exigiendo en varias ocasiones que España se disculpe por ello. En este sentido, remitió al Rey Felipe VI una carta reclamando que "el Estado español admita su responsabilidad histórica" por las ofensas cometidas durante la conquista y "ofrezca las disculpas o resarcimientos políticos que convengan".

El Gobierno, por su parte, ha minimizado en todo momento las críticas, que ha llegado a enmarcar en "los debates internos" del país azteca, y ha reconocido la importancia de la relación con México, "un socio estratégico", pero también ha dejado claro que no se disculpará por el pasado.

639561.1.260.149.20220209171817
Vídeo de la noticia

Más información