Actualizado 10/03/2007 14:24 CET

Al Maliki vuelve a pedir la cooperación internacional para rescatar a Irak del caos

BAGDAD, 10 Mar. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro iraquí, Nuri Al Maliki, apeló hoy sábado a la ayuda internacional para cortar las redes de ayuda a los extremistas y advirtió a los países vecinos y a las potencias mundiales de que el conflicto en la región podría extenderse por todo O. Próximo.

"Irak se ha convertido en el frente de un campo de batalla", afirmó el primer ministro durante la celebración de una conferencia regional de seguridad que cuenta con la asistencia de la delegación iraní, y representantes occidentales entre los que se cuenta Estados Unidos, mientras fuego de mortero impactaba cerca del lugar de la celebración del encuentro, en el Ministerio de Exteriores que se fuera de la protegida Zona Verde, sin provocar víctimas.

Al Maliki pidió ayuda para detener el apoyo financiero, redes de armas y "protección religiosa" ante los continuos atentados, asesinatos y otos ataques que han llevado al enfrentamiento entre suníes y chiíes.

Al Maliki expresó su esperanza en que la conferencia pueda suponer "un punto de inflexión a la hora de apoyar al Gobierno para enfrentarse a este enorme peligro".

Sin embargo, Al Maliki pidió que los países participantes se ciñeran estrictamente al motivo de la reunión y que se abstuvieran de resolver sus diferencias privadas. "Irak no acepta que sus territorios se conviertan en un campo donde se solucionen disputas regionales e internacionales", advirtió.