Mattis asegura que Rusia intenta interferir en el referéndum sobre el cambio de nombre de Macedonia

James Mattis
REUTERS / JONATHAN ERNST - Archivo
Publicado 17/09/2018 14:01:08CET

SKOPJE, 17 Sep. (Reuters/EP) -

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, ha asegurado este lunes que Rusia está intentando interferir en el referéndum que se celebrará el 30 de septiembre en Macedonia sobre el acuerdo alcanzado en junio con Grecia para cambiar el nombre del país.

Mattis, que ha llegado durante la jornada a Macedonia para una visita oficial, ha pedido a la población que apoye el acuerdo, que allanaría el camino a Skopje para su integración en la Unión Europea (UE) y la OTAN.

"Estamos viendo cómo diseñan su propio futuro (...) no cómo es diseñado por otros", ha señalado. "No queremos ver a Rusia haciendo lo que intentó hacer en otros muchos países", ha manifestado, antes de agregar que la interferencia de Moscú es un tema que le preocupa.

Las autoridades de Grecia expulsaron en julio a dos diplomáticos rusos y prohibieron la entrada al país a otras dos personas por intentar sobornar a funcionarios y alentar manifestaciones contra el acuerdo, si bien las acusaciones fueron rechazadas por Moscú, que expulsó a ciudadanos griegos en respuesta.

En este sentido, el secretario de Defensa estadounidense ha puntualizado que "no hay duda" de que Rusia "ha transferido dinero" y "está llevando a cabo una campaña amplia de influencia".

Mattis, que estará en Skopje sólo durante unas horas, se reunirá con el primer ministro y la ministra de Defensa, Zoran Zaev y Radmila Shekerinska, respectivamente, así como con el presidente, Gjorge Ivanov, que se opone al acuerdo.

El embajador ruso en Macedonia ha criticado la ambición de Skopje de unirse a la OTAN y ha advertido de que el país podría ser "un objetivo legítimo" si las relaciones entre el bloque y Moscú se deterioran aún más.

La Alianza ha invitado a Macedonia a iniciar conversaciones de integración, si bien ha dicho que antes deberá cambiar su Constitución y adoptar su nuevo nombre. La UE ha dicho también que fijará una fecha para las conversaciones de acceso de Macedonia una vez se aplique el acuerdo.

Grecia, miembro de la OTAN y la UE, se ha negado a aceptar el nombre del país balcánico argumentando que implica reclamaciones territoriales sobre la provincia griega de Macedonia.