Al menos cinco muertos en un ataque contra una comisaría de Mogadiscio, según testigos presenciales

Actualizado 29/09/2007 20:24:11 CET

MOGADISCIO, 29 Sep. (EUROPA PRESS) -

Dos soldados somalíes y tres civiles murieron ayer en un ataque de los insurgentes contra una comisaría del sur de la capital somalí, Mogadiscio, según informaron testigos presenciales.

"La comisaría fue tomada por un breve periodo de tiempo por los asaltantes tras obligar a los soldados a huir", según explicó Hassan Odawa, un vecino de la zona. "También liberaron a todos los prisioneros de la comisaría" y prendieron fuego tanto a la comisaría como a la casa de gobierno.

El capitán Mohamed Iidle confirmó que los insurgentes atacaron la comisaría e informó de que los policías mataron a varios atacantes.

Madahey Barjad, otro testigo, aseguró que los policías mataron a sus dos hermanos sin motivo ninguno durante el ataque. "Mis hermanos fueron asesinados deliberadamente por los policías somalíes cuando se encontraban frente a su casa. No sé por qué matan a personas inocentes, como mis hermanos", lamentó Barjad.

DESALOJOS DE CIVILES

Mientras, militares etíopes y somalíes habrían ordenado a miles de civiles abandonar sus viviendas de Mogadiscio para facilitar los registros en busca de armamento e insurgentes, según informó hoy Sudan Ali Ahmed, presidente de Elman Human Rights, un grupo de defensa de los Derechos Humanos.

La orden habría sido emitida el pasado jueves después de un ataque insurgente contra una base gubernamental, explicó Ahmed. "No puedo proporcionar un número preciso de los desplazados, pero creo que son miles y fueron obligados por tropas etíopes y somalíes a abandonar sus casas", declaró a AP. Estas estimaciones estarían respaldadas por consultas y entrevistas con residentes que fueron obligados a dejar sus viviendas.

Miles de personas han abandonado Mogadiscio para buscar refugio en casas de familiares o amigos de otras partes del país debido a la violencia que se vive en la ciudad.

Asha Ali Jimuale, madre de siete niños que vivía en un barrio del norte de la ciudad explicó en declaraciones a AP que tuvo que abandonar su casa cuando los militares le dijeron que los insurgentes podrían utilizarles como escudos humanos.

Se trata de los primeros desalojos forzosos desde abril, cuando los intensos combates entre militares somalíes y etíopes e insurgentes islamistas se saldaron con cientos de muertos, recordó Ahmed.

Cuando los insurgentes atacan posiciones gubernamentales, "los etíopes y las tropas gubernamentales realizan operaciones de seguridad y los islamistas se ocultan en zonas pobladas para utilizar a los civiles como escudos humanos", indicó. Ahmed condenó la actuación de ambas partes: "No les importan las vidas de los civiles", dijo.