Actualizado 28/01/2022 14:55

Tayikistán denuncia la muerte de dos personas en los enfrentamientos en la frontera con Kirguistán

Militares kirguises en la frontera entre Kirguistán y Tayikistán
Militares kirguises en la frontera entre Kirguistán y Tayikistán - SYRGAK BAKTYJAROV / SPUTNIK / CONTACTOPHOTO

Las autoridades tayikas y kirguís decretan un alto el fuego

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Al menos dos personas han muerto en territorio tayiko a causa de los enfrentamientos registrados durante las últimas horas en la frontera con Kirguistán, tras unos incidentes que han dejado miles de desplazados y que llegan en el marco de las tensiones de los últimos meses.

Las autoridades de Tayikistán han detallado que entre las víctimas mortales figura un conductor de ambulancia alcanzado por un proyectil de mortero, mientras que han agregado que otras diez personas han resultado heridas --seis soldados y cuatro civiles--, según ha recogido el medio tayiko Asia Plus.

Asimismo, han agregado que la situación en estos momentos es estable a raíz de un acuerdo de alto el fuego anunciado a las 8.00 horas (hora local) para evitar nuevos enfrentamientos con las fuerzas kirguizas. Los incidentes han estallado tras el bloqueo de un tramo de la carretera en las aldeas de Tort-Kocho y Chyr-Dobro.

Según las autoridades de Kirguistán, el Ejército tayiko habría utilizado morteros y lanzagranadas, lo que habría dejado sin electricidad a varios pueblos de la zona y habría provocado la evacuación de la población, tal y como recoge el portal kirguís de noticias 24.kg.

En concreto, cerca de 11.000 habitantes locales habrían sido evacuados de sus casas por enfrentamientos armados en la frontera en las aldeas de Margun, Ravat y la ciudad de Batken. Además, siete asentamientos se habrían quedado sin suministro eléctrico, según recoge la agencia rusa de noticias TASS.

Asimismo, el lado kirguís habría acusado a Tayikistán de trasladar armamento pesado a la frontera desde la República vecina, mientras que el Comité Estatal de Seguridad Nacional tayiko ha informado de ráfagas de disparos desde Kirguistán y el uso de morteros y drones.

Esta serie de enfrentamientos cruzados habrían provocado el bloqueo en la carretera que conduce al área de Tort-Kocho, así como el tramo que conduce a Jaka Oruk desde Isfana, Osh y Batken, según recoge el portal de noticias AKI Press.

Ante la escalada del conflicto, por iniciativa de la parte tayika, se celebraron unas primeras conversaciones para acordar el alto el fuego inmediato en la frontera entre estos países, aunque la violencia volvió a estallar en las áreas de Eki Tash, Kum Bazar y Chir Dobo.

"El número de provocaciones en la frontera aumentó mientras que las autoridades de la República de Tayikistán no hicieron ningún esfuerzo por estabilizar la situación", ha dicho el Servicio de Fronteras del Comité Estatal de Seguridad Nacional de la República kirguisa.

ALTO EL FUEGO DECRETADO

El presidente de Kirguistán, Sadyr Japarov, ha evaluado las recientes tensiones en la frontera y ha destacado que, por el momento, la situación está bajo control: "Si Dios quiere, resolveremos todo a través de negociaciones, pacíficamente. No se preocupen".

Finalmente, ambas partes habrían llegado a un alto el fuego completo, la retirada del armamento en la zona, así como la apertura al tráfico en las autopistas cortadas y el patrullaje conjunto de las fuerzas de seguridad para evitar más altercados.

La última escalada de violencia en la zona se desató el pasado 28 de abril tras un altercado entre un grupo de tayikos y otro de kirguís cuando los primeros trataban de colocar varias cámaras de vigilancia en un poste eléctrico en la zona cercana a la frontera.

Lo que comenzó como una reyerta desencadenó posteriormente en un lanzamiento de piedras que llevó, al día siguiente, a un intercambio de disparos entre las partes, que dejó más de 40 personas fallecidas y más de 200 heridos, según las cifras facilitadas por las autoridades.

La frontera entre ambos países ha sido escenario de diversos enfrentamientos durante los últimos años debido a que varios puntos se encuentran sin delimitar, lo que provoca disputas entre Biskek y Dushambé en torno al control de dichos territorios.