Al menos cuatro muertos por ataques contra centros de respuesta al ébola en la RDC

Actualizado 28/11/2019 14:21:25 CET
Kavota Mugisha Robert, a healthcare worker who volunteered in the Ebola response, prepares to decontaminate the house where a woman, 85, is suspected of dying of Ebola in the Eastern Congolese town of Beni
Kavota Mugisha Robert, a healthcare worker who volunteered in the Ebola response, prepares to decontaminate the house where a woman, 85, is suspected of dying of Ebola in the Eastern Congolese town of Beni - REUTERS / ZOHRA BENSEMRA

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Al menos cuatro personas han muerto y otras cinco han resultado heridas como consecuencia de dos ataques contra centros de respuesta frente al ébola en la zona este de República Democrática del Congo (RDC), según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los ataques tuvieron lugar durante la noche en una residencia compartida en Biakato (Ituri) y en un centro de coordinación médico en Mangina (Kivu Norte) y se saldaron con la muerte de un miembro de un equipo de vacunación, dos conductores y un agente de la Policía.

La mayoría de los heridos son trabajadores del Ministerio de Sanidad congoleño, aunque la OMS también ha confirmado en su nota que uno de sus empleados ha sufrido heridas, sin detallar el alcance exacto de los daños.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha lamentado el fallecimiento de "personas que han muerto cumpliendo con su deber mientras trabajaban para salvar a otras". "El mundo ha perdido a profesionales valientes", ha subrayado en el comunicado.

El responsable de la organización internacional no ha identificado a los autores del ataque y se ha limitado a hablar en Twitter de "grupos armados". Sin embargo, el jefe de la oficina congoleña de respuesta al brote, Jean-Jacques Muyembe, sí ha sido más específico a Reuters: "Nuestras fuentes nos dicen que el ataque ha sido perpetrado por rebeldes Mai Mai".

INSEGURIDAD Y VIOLENCIA

El brote se ha cobrado desde su detección en agosto de 2018 unas 2.200 vidas. La OMS estima en más de 3.300 los casos, lo que la sitúa la epidemia como la más grave de la historia en el país africano, aunque en la última semana el número de nuevos enfermos se ha reducido a siete --en abril hubo picos de más de 120 semanales--.

"El ébola está en retroceso. Estos ataques le darán fuerza de nuevo y más personas morirán como consecuencia", ha lamentado Tedros, quien ve "trágico" que pueda haber "más sufrimiento innecesario en comunidades que ya han sufrido mucho". Por este motivo, ha llamado a romper "el círculo de violencia".

La inseguridad y la actividad de grupos armados han sido algunos de los principales desafíos para contener el brote. La OMS y algunas ONG han evacuado a parte de su personal en Beni, ante la creciente tensión por los ataques continuados contra la población civil que han dejado cerca de 80 muertos en el último mes.

Una de las organizaciones que ha paralizado sus trabajos es World Vision, que ha lamentado los últimos ataques por boca de su directora para la RDC, Anne Marie Connor, quien ha lamentado que se vean obligados a dar un paso atrás "justo cuando estábamos superando la enfermedad".

"Por ello, cuanto más se dificulte el trabajo, mayores serán las posibilidades de que el ébola se propague una vez más, poniendo en peligro la vida de los niños y las comunidades", ha advertido en un comunicado.

Contador