México.- Un total de 25 muertos desde que comenzó 2009 como consecuencia del narcotráfico en México

Actualizado 08/01/2009 5:41:29 CET

CIUDAD DE MÉXICO, 8 Ene. (EUROPA PRESS) -

Ni siquiera la época de vacaciones navideñas sirvió para cesar los enfrentamientos entre narcotraficantes de México, que han dejado un balance de 25 muertos desde que comenzó 2009. Tan sólo en el primer fin de semana del año se registraron seis asesinatos en Tijuana y Tecate.

Este auge de violencia, agravado por el ataque perpetrado ayer contra las instalaciones de la cadena Televisa en Monterrey coincide con la firma de una ley que refuerza las medidas vigentes para combatir la delincuencia.

México terminó el año 2008 con las estadísticas más elevadas de criminalidad de su historia, ya que se contabilizaron un total de 5.630 muertes entre bandas de narcotráfico o entre estas y autoridades, según informó el diario 'El Universal'. Solo uno de los 32 estados de la federación, Tlaxcala se libró de homicidios mafiosos. En cambio, la zona fronteriza con Estados Unidos concentra buena parte de las actividades criminales.

Las mafias mexicanas han exportado la ola de violencia que padece el país a las naciones latinoamericanas como Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela. Además, Guatemala ha visto aumentar la presencia de 'narcocriminales' en su frontera norte. En ese sentido, el propio presidente de Guatemala, Álvaro Colom, denunció el auge de violencia en el país.

Así, la amenaza de los narcotraficantes mexicanos no se limita a su propio país y a Estados Unidos, donde también ventilan cuentas y alimentan redes de distribución de droga en más de 230 ciudades, sino que se extiende a los vecinos sureños. La escasa experiencia y los reducidos recursos con que cuentan las naciones centroamericanas para reprimir a estas mafias permiten temer severas consecuencias por la expansión de los grupos criminales, reza el citado diario.

Los países latinoamericanos expresaron ya en la XVIII Cumbre en San Salvador su preocupación por el avance del narcotráfico y la economía caliente en países de la región. De allí salió un documento donde se advierte de que las organizaciones de narcotraficantes poseen dinero y armas suficientes para enfrentar a las autoridades en muchos países latinoamericanos.