La ministra del Interior francesa pide ayuda a la población para "aislar a los delincuentes" de los suburbios

Actualizado 27/11/2007 13:08:32 CET

PARÍS, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

La ministra francesa del Interior, Michèle Alliot-Marie, anunció hoy en la cadena RTL que enviará nuevos refuerzos policiales a Villier-le-Bel, localidad de la periferia parisina escenario de violentos enfrentamientos entre jóvenes y policías tras la muerte de dos adolescentes. Además, pidió a la población que ayude a las fuerzas del orden a "aislar a los delincuentes que se aprovechan de la situación para destrozar y saquear".

Por su parte, el presidente Nicolas Sarkozy recibirá mañana a las 9.00 horas en El Elíseo a las familias de los dos chicos muertos, según anunció la secretaria de Estado encargada de Política municipal, Fadela Amara. Sarkozy ha telefoneado desde China, donde hoy culmina una visita oficial de tres días, a la titular del Interior para darle "una serie de recomendaciones" sobre la situación de las barriadas parisinas.

Alliot-Marie se reunió hoy en la sede del Ministerio con los representantes de los sindicatos policiales y se desplazará por segunda vez a Villier-le-Bel para ver a los heridos. También el primer ministro, François Fillon, se desplazará al lugar de los hechos para conocer la situación sobre el terreno.

Fuentes de la delegación del Gobierno evitan dar cifras exactas pero el sindicato Synergie habla de 77 agentes afectados, tres de ellos de gravedad, por las agresiones de los jóvenes que anoche volvieron a incendiar coches, papeleras y edificios públicos logrando que la violencia se contagiara también a cinco barriadas vecinas.

"Algunos de nuestros colegas se niegan a ser hospitalizados en algunos centros de salud porque estaban en los servicios de urgencia con gamberros que les amenazaban con lincharles", explicó en RTL la portavoz sindical Patrice Ribeiro.

Uno de ellos ha sido herido de bala en la espalda pero ningún órgano vital se ha visto afectado. "Lo que nos dicen los colegas que están allí es que la situación es peor que en 2005 porque ayer se elevó un grado al aparecer las armas", agregó Ribeiro, que denuncia una verdadera "guerrilla urbana" con armas convencionales y de caza.