Actualizado 09/03/2021 12:35 CET

La MINUSCA se reúne con la rebelde CPC en Markounda en preparación de las elecciones legislativas

Archivo - Militares de la Misión Unidimensional Integrada de Naciones Unidas para la Estabilización en República Centroafricana (MINUSCA)
Archivo - Militares de la Misión Unidimensional Integrada de Naciones Unidas para la Estabilización en República Centroafricana (MINUSCA) - MINUSCA - Archivo


La ONU alerta del riesgo de nueva violencia de cara a la segunda ronda de las legislativas

MADRID, 9 (EUROPA PRESS)

Naciones Unidas ha confirmado que la Misión Unidimensional Integrada de Naciones Unidas para la Estabilización en República Centroafricana (MINUSCA) se reunieron el viernes en la ciudad de Markounda con el comandante local de los grupos rebeldes que integran la Coalición Patriotas por el Cambio (CPC).

El portavoz de la Secretaría General de la ONU, Stéphane Dujarric, ha detallado durante una rueda de prensa que la MINUSCA "sigue apoyando los preparativos para las elecciones legislativas del 14 de marzo".

Tras la reunión, ha seguido, el comandante rebelde expresó su compromiso de facilitar unas elecciones "legislativas pacíficas en Markounda y sus alrededores", que se sitúa cerca de la frontera con Chad y en la prefectura de Ouham.

Por otro lado, a lo largo de esta semana la MINUSCA completará el "despliegue de material electoral en las 16 prefecturas", mientras que continua proporcionando seguridad en el contexto electoral, ha detallado el portavoz.

Las tensiones repuntaron de forma drástica tras la eliminación de la candidatura en las pasadas presidenciales de diciembre del expresidente François Bozizé, quien regresó al país a finales de 2019 para volver a ser candidato a la Presidencia, cargo que abandonó en 2014 ante el levantamiento de los rebeldes de Séléka, predominantemente musulmanes.

Inmediatamente después de la decisión surgieron informaciones sobre reuniones mantenidas por Bozizé con diversos grupos armados, incluidos antiguos integrantes de Séléka y los 'antibalaka' --unas milicias de mayoría cristiana que surgieron en respuesta a los abusos de los integrantes de Séléka--, lo que llevó a las autoridades a acusarle de intentar fomentar un golpe de Estado.

Las elecciones se celebraron a pesar de la ofensiva rebelde y de las reclamaciones de la oposición sobre un aplazamiento, rechazado por el Constitucional. La alianza opositora Coalición de Oposición Democrática 2020 (COD-2020) se ha negado a reconocer los resultados y ha denunciado irregularidades en la votación, si bien ha condenado la ofensiva de la CPC.

"SITUACIÓN VOLÁTIL"

En este sentido, la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha expresado este mismo martes su "gran preocupación" por la "situación volátil" en el país y el riesgo de nueva violencia de cara a la segunda vuelta de las elecciones legislativas de este domingo.

"El proceso electoral en diciembre, que incluyó la primera vuelta de las parlamentarias y las presidenciales, estuvo marcado por la violencia, vinculada principalmente a una nueva coalición de grupos armados", ha recordado la portavoz del organismo Ravina Shamdasani.

Así, ha manifestado que esta violencia ha provocado "un drástico aumento de las violaciones de Derechos Humanos y abusos documentados antes, durante y después de las elecciones, incluida la aplicación del estado de emergencia y un toque de queda".

Shamdasani ha detallado que entre el 1 de octubre y el 31 de diciembre de 2020 la MINUSCA documentó 185 incidentes de violaciones de los Derechos Humanos, con el 86 por ciento siendo responsabilidad de los rebeldes y "en particular" de la CPC.

"Mataron y secuestraron civiles, dispararon para intimidar a la población, atacaron a 'cascos azules', matando a siete en diciembre y enero, quemaron colegios electorales y destruyeron materiales electorales", ha denunciado, antes de resaltar que tras las elecciones se han registrado ofensivas y "acciones en venganza contra los grupos armados" por parte del Ejército y sus aliados.

En este sentido, ha resaltado que en estas operaciones "se han cometido violaciones de los Derechos Humanos y abusos" y ha indicado que "agentes estatales y sus aliados han matado a civiles de forma arbitraria, torturado, maltratado y arrestado de forma arbitraria a gente". "Además, están acusados de saquear y confiscar suministros pertenecientes a organizaciones humanitarias", ha añadido.

Por ello, Shamdasani ha recordado a las autoridades que "las fuerzas de seguridad deben proteger a los civiles, evitar la violencia y actuar en línea con los Derechos Humanos", antes de agregar que "toda acusación sobre violaciones debe ser investigada de forma exhaustiva, imparcial y efectiva, mientras que los responsables deben rendir cuentas".

"La rendición de cuentas por las violaciones de Derechos Humanos y abusos pasados y presentes es la única vía para romper el ciclo de violencia en RCA y llevar la paz y la estabilidad al país, sin las cuales no será capaz de recuperarse de su complicada situación económica", ha remachado.