Publicado 27/09/2016 19:36CET

Modi se niega a asistir a una cumbre de líderes asiáticos que se celebrará en Islamabad

El primer ministro indio, Narendra Modi
REUTERS / SOE ZEYA TUN

NUEVA DELHI, 27 Sep. (Reuters/EP) -

El primer ministro indio, Narendra Modi, no asistirá a la cumbre de líderes del sureste asiático que tendrá lugar en Pakistán el próximo mes de noviembre por el aumento de ataques que están teniendo lugar en la región de Cachemira a manos de "terroristas paquistaníes", según ha declarado la ministra de Exteriores india, Sushma Swaraj.

India acusa a Pakistán de participar en el ataque que se produjo el pasado 18 de septiembre contra la base militar de Uri, en la región de Cachemira, en el que perdieron la vida 17 militares y cuatro terroristas. El Gobierno paquistaní ha negado tener cualquier tipo de implicación y ha instado a India a llevar a cabo una investigación antes de "apuntar con el dedo".

Modi tenía previsto asistir a la cumbre de la Asociación del Sureste Asiático para la Cooperación Regional (SAARC, por sus siglas en inglés), que se celebrará en Islamabad y donde participarán ocho jefes de Estado de la zona.

"India ha transmitido a Nepal, que ocupa la Presidencia temporal del SAARC, su preocupación por el aumento de ataques terroristas que se han producido en los últimos meses en la región de Cachemira, que han creado un ambiente que no es adecuado para sostener una reunión productiva", ha declarado Swaraj. "Debido a estas circunstancias, el Gobierno de India es incapaz de participar en la cumbre de Islamabad", ha concluido.

El Gobierno indio lleva años culpando a Pakistán de financiar a grupos terroristas que operan en Cachemira y de enviar a milicianos de otras partes del mundo para que luchen contra los militares indios en la región.

El ataque de Uri ha sido el más grave contra el Ejército indio en Cachemira en los últimos 26 años. En la base hay unos 12.000 militares y su principal función es vigilar la Línea de Control que funciona como frontera entre las partes de Cachemira bajo control indio y paquistaní.

Este ataque ha tenido lugar en un momento de altas tensiones en la región de Cachemira, que tiene una mayoría de población musulmana y que lleva siendo motivo de disputas entre Pakistán e India desde 1947. En los últimos meses, se han sucedido las manifestaciones, debido a la muerte de un comandante separatista el 8 de julio.