Publicado 06/02/2015 18:45CET

Monjes nacionalistas birmanos amenazan con manifestaciones si se permite votar a los rohingya

RANGÚN, 6 Feb. (Reuters/EP) -

Monjes nacionalistas han amenazado con organizar manifestaciones masivas junto a organizaciones políticas locales para protestar en contra la decisión parlamentaria de dar derecho a voto a la minoría étnica rohingya, de fe islámica, en el referéndum para reformar la Constitución birmana, que todavía no tiene fecha.

"No importa las decisiones que haya tomado el parlamento sobre este tema, el Partido Nacional Rajine (ANP) continuará luchando sin descanso para que los portadores de tarjetas blancas no puedan votar", ha informado el ANP en un comunicado.

El pasado 2 de febrero, el Parlamento aprobó una ley de referéndum que permite a los titulares de las denominadas tarjetas blancas participar en futuras consultas para reformar la Constitución, una Carta Magna que muchos entienden que debe ser modificada, entre otras cuestiones, para restarle poder a las Fuerzas Armadas y quitar la restricción que impide a la líder opositora y premio Nobel Aung San Suu Kyi presentarse como candidata a la Presidencia de Birmania.

Una minoría de los 1,1 millones de rohingya son ciudadanos birmanos y la mayoría de miembros de esta comunidad posee un documento de identidad de carácter temporal que se conoce como tarjeta blanca. Pese a no ser ciudadanos con todos los derechos reconocidos, se les permitió votar en el referéndum de 2008 para aprobar la Constitución, redactada por el anterior régimen militar, y en las elecciones legislativas de 2010.

Por su parte, el líder político rohingya Tha Aye ha acusado a los organizadores de las protestas de fomentar la inestabilidad e interrumpir las reformas democráticas. "Estos grupos están compuestos por líderes racistas e ultranacionalistas", ha afirmado.

Los miembros de la etnia rohingya, la mayoría apátridas, viven en condiciones similares al apartheid en el estado de Rajine, en el oeste del país, zona predominantemente budista. Como muestra de la discriminación que sufren, el Gobierno está llevando a cabo un polémico proceso de verificación de ciudadanía para crear una lista en la que se identifique a los rohingyas como bengalíes, ya que, según el discurso oficial, los rohingya no son considerados birmanos sino inmigrantes indocumentados procedentes de Bangladesh.

Para leer más