3 de junio de 2020
 
Publicado 07/02/2020 21:42:15 +01:00CET

Mozambique intenta tranquilizar a las empresas extranjeras ante los ataques islamistas en el norte del país

El presidente de Mozambique, Filipe Nyusi
El presidente de Mozambique, Filipe Nyusi - Rainer Jensen/dpa - Archivo

MADRID, 7 Feb. (eUROPAPRESS) -

Las autoridades de Mozambique han trasladado a las compañías petroleras y gasísticas que operan en el norte del país su compromiso de garantizar la seguridad, ante su preocupación a causa del aumento de las operaciones por parte de grupos islamistas armados, principalmente en la provincia de Cabo Delgado.

Varias empresas extranjeras, incluidas ExxonMobil y Total, presentaron la semana pasada una petición al Ejecutivo mozambiqueño para que enviaran refuerzos a la provincia, donde opera Al Shabaab, sin relación conocida con el grupo yihadista somalí del mismo nombre.

En respuesta, el ministro de Defensa mozambiqueño, Jaime Neto, ha recalcado que las autoridades garantizarán la seguridad de las empresas y ha reconocido que "es natural que estén preocupadas por la seguridad".

"El Gobierno está haciendo todo lo que puede para que estas multinacionales, incluidos sus trabajadores, puedan operar con tranquilidad y seguridad", ha manifestado, según ha recogido la emisora estadounidense Voice of America.

Las autoridades mantienen desplegados a cerca de 500 militares para garantizar la seguridad de estas empresas y sus operaciones en el norte del país, si bien las compañías reclaman el envío de otros 300 soldados a la zona.

Un portavoz de ExxonMobil ha señalado, en declaraciones concedidas al citado medio, que la empresa "sigue supervisando los acontecimientos de seguridad en la región de Cabo Delgado y trabaja de cerca con el Gobierno sobre las garantías de seguridad apropiadas para las personas, operaciones e instalaciones".

Por su parte, Jasmine Opperman del 'think tank' británico Islamic Theology of Counter Terrorism, ha manifestado que "el Ejército mozambiqueño ha desplegado a sus soldados mejor entrenados" en la zona.

Durante los últimos años, diversas empresas petroleras y gasísticas han mostrado interés en invertir en proyectos de exploración en Mozambique, lo que podría derivar en una importante fuente de ingresos para el Gobierno del país africano.

Sin embargo, la amenaza que supone Al Shabaab, que ha incrementado sus ataques contra civiles y miembros de las fuerzas de seguridad durante los últimos años, hace temer que estas empresas puedan reconsiderar sus operaciones en Mozambique.

A estas preocupaciones se suma que durante 2019 una rama del grupo yihadista Estado Islámico reclamó varios ataques en Cabo Delgado, haciendo saltar las alarmas sobre una posible coordinación con Al Shabaab.

Estado Islámico, que ha perdido todo el territorio que llegó a controlar en Irak y Siria --si bien mantiene células activas y miles de combatientes en estos países-- ha logrado importantes avances en varias zonas de África, especialmente en la franja sahelo-sahariana.

Para leer más