Mueren seis civiles por el impacto de un proyectil y la explosión de una bomba en Afganistán

Publicado 16/10/2018 19:09:05CET

MADRID, 16 Oct. (EUROPA PRESS) -

Al menos seis civiles han muerto este martes a causa del impacto de un proyectil de mortero contra una vivienda y la explosión de una bomba al paso de su vehículo en las provincias de Ghazni y Helmand, respectivamente, según han confirmado las autoridades.

En un primer suceso, al menos dos civiles han muerto y otros cuatro han resultado heridos --todos ellos miembros de la misma familia-- tras impactar un proyectil en su vivienda en la localidad de Tasang, en Ghazni (sureste).

El Ejército ha acusado a los talibán de haber realizado el disparo, si bien los insurgentes no se han pronunciado sobre lo ocurrido, según ha informado la agencia afgana de noticias Jaama Press.

Posteriormente, al menos cuatro personas han muerto tras estallar una bomba al paso de su vehículo en el distrito de Naua, situado en Helmand (sur), un suceso que se ha saldado con un herido.

Las autoridades han acusado igualmente a los talibán de colocar el explosivo, tal y como ha recogido la agencia local de noticias Pajhwok.

Más de 8.000 civiles han muerto o han resultado heridos este año como consecuencia de la violencia que aún persiste en Afganistán, según un informe de la ONU que mantiene estas cifras en niveles récord y que recuerda que "no puede haber solución militar a la lucha" en el país asiático.

Entre el 1 de enero y el 30 de septiembre, 2.798 civiles han fallecido y 5.252 han sufrido heridas, unas cifras similares a las del mismo periodo de 2017. Los atentados con bomba siguen siendo la principal causa de daños, seguidos de cerca por la implicación directa en combates: entre ambos suman el 58 por ciento del total.

En cuanto a los responsables, un 65 por ciento de las víctimas corresponden a acciones de grupos insurgentes, mientras que el 22 por ciento se debe a operaciones de las fuerzas afines al Gobierno central, según el informe divulgado el 10 de octubre por la Misión de Asistencia de Naciones Unidas en Afganistán (UNAMA).

Las autoridades locales temen que la violencia se recrudezca de cara a las elecciones parlamentarias del 20 de octubre. El Gobierno de Afganistán ha subrayado que los comicios son "uno de los pilares de la democracia", después de que los talibán reclamasen su boicot.