Publicado 06/07/2022 23:17

Naciones Unidas condena la muerte de dos 'cascos azules' el martes en Malí

Archivo - El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres
Archivo - El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres - Michael Kappeler/dpa/Pool/dpa - Archivo

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la ONU, António Guterres, ha trasladado este miércoles su condena por la muerte de dos 'cascos azules' de la Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de Naciones Unidas en Malí (MINUSMA) el martes.

El máximo representante de Naciones Unidas ha lanzado un mensaje en su perfil de la red social Twitter en el que confirma que los dos fallecidos eran de origen egipcio, a la par que ha elevado a nueve la cifra de heridos, que hasta el momento se había fijado en cinco.

"Mis condolencias a las familias de las víctimas y al pueblo de Egipto, cuyos soldados continúan pagando el precio más alto al servicio de la paz en Malí", ha zanjado el secretario general.

MINUSMA explicó el martes en un comunicado que un vehículo de un convoy logístico de la Misión había chocado contra una mina, y advirtió de que el ataque podría ser constitutivo de un "crimen de guerra" en base al derecho internacional.

Asimismo, MINUMSA mostró su "preocupación" por el "uso frecuente" de minas y explosivos por parte de grupos y elementos terroristas, los cuales, lamentan, "están destinados a paralizar las operaciones de la Misión y obstruir el retorno a la paz y la estabilidad".

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha aprobado recientemente una prórroga de la MINUSMA, que llega después de que Francia y sus aliados anunciaran en febrero la retirada de los efectivos desplegados en el marco de la operación 'Barkhane' y la Fuerza Takuba, enviados a Malí para ayudar a Bamako en la lucha contra el yihadismo, ante las tensiones con la junta militar en el país de África Occidental.

Las tensiones en el país han ido aumentando durante los últimos meses tras el anuncio de la junta militar de alargar el proceso de transición y debido al supuesto despliegue de mercenarios del Grupo Wagner, algo que ha sido negado desde Bamako y Moscú, que hablan de cooperación militar regular.

Malí, al igual que otros países del Sahel, ha venido registrando en los últimos años un número creciente de ataques yihadistas obra tanto de la filial de Al Qaeda en la región como de la de Estado Islámico, lo cual ha hecho además aumentar la violencia intercomunitaria y provocado el desplazamiento de decenas de miles de personas.

Más información