Nicolas Sarkozy será designado hoy candidato oficial de la UMP a la Presidencia

Actualizado 14/01/2007 9:09:44 CET

PARÍS, 14 Ene. (EUROPA PRESS/Aida Palau)

El actual ministro del Interior y presidente de la conservadora UMP, Nicolas Sarkozy, recibirá hoy el apoyo del partido en el congreso que deberá marcar el inicio de su campaña para alcanzar la presidencia de la República. Sarkozy espera que esta cita le consagre como líder de la unión de la derecha, a pesar de las diferencias entre sus adeptos y los del presidente Jacques Chirac, que aún no ha desvelado sus intenciones presidenciales.

Sarkozy, solo en liza en estos comicios internos, desvelará oficialmente su proyecto para los franceses con "numerosas propuestas nuevas" y debería explicar "qué idea tiene de lo qué debe ser un jefe de Estado", según sus colaboradores. Sarkozy lanzará también de forma oficial el eslogan de su campaña: "Todo es posible con Nicolas Sarkozy".

Sarkozy se presenta como el candidato de la ruptura, incluso con la derecha tradicional, poniendo énfasis en la importancia de la seguridad en Francia que tan bien ha sabido aprovechar al frente del Ministerio del Interior y en su pragmatismo en la economía, que sus detractores denuncian como ultraliberalismo enmascarado.

Los franceses ya conocen desde hace tiempo sus ideas, muchas veces contrapuestas a las de Chirac, lo que les ha valido más de una escaramuza en los últimos años. Fieles uno al otro desde que Sarkozy entrara a formar parte del partido RPR de Chirac como responsable de las juventudes, su idilio se rompió en 1995, cuando en las elecciones presidenciales Sarkozy apoyó la candidatura a la Presidencia de Edouard Balladur y no la del propio Chirac, que saldría después vencedor en los comicios.

En estos últimos cinco años, la impetuosidad y ambición política personal de Sarkozy ha chocado con la de Chirac, que ha tenido que reprenderle en alguna ocasión con un "Yo mando y él ejecuta".

Se da la circunstancia de que el acto de entronización de Sarkozy se celebra en el parque de exposiciones de la Puerta de Versalles al sur de París, el mismo lugar en el que hace 30 años Jacques Chirac había creado el partido RPR, antecesor de la UMP. Chirac no va a estar en el Congreso y aún no ha anunciado si se presentará a las presidenciales. El que si que acudirá es el primer ministro, Dominique de Villlepin, que sin embargo no ha participado en el voto, decisión que le ha valido la crítica de los diputados UMP, y que él justifica por el hecho de que el presidente aún no se ha pronunciado sobre las aspiraciones a su reelección.

De los 336.838 afiliados a la UMP, se espera que vote el 60%. Sarkozy ha supervisado cada detalle del congreso que debe designarlo como presidenciable oficial. Una ceremonia a lo grande como la que se celebró en 2004 cuando fue elegido presidente del partido. Se espera que asistan al congreso más de 50.000 personas. Se han fletado 520 autobuses, ocho trenes y hay más de 400 periodistas acreditados. Todo un show a la americana cuyo presupuesto asciende a 3,5 millones de euros.

A sus 51 años, Nicolas Sarkozy se ha convertido en el líder conservador más popular de Francia con fuertes opciones para ganar las elecciones presidenciales del próximo 22 de abril frente a la otra favorita, la socialista Ségolène Royal, con la que mantiene un pulso muy igualado en los sondeos.