El NRC alerta de que el abandono internacional de RCA llevará a una "nueva catástrofe"

Enfrentamientos en Bambari
REUTERS / GORAN TOMASEVIC - Archivo
Publicado 09/11/2018 3:46:14CET

MADRID, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El secretario general del Consejo Noruego para los Refugiados (NRC, por sus siglas en inglés), Jan Egeland, ha advertido este jueves de que el abandono internacional de República Centroafricana podría suponer una "nueva catástrofe" en el país.

"La respuesta internacional en República Centroafricana es una receta para el fracaso", ha afirmado Egeland, que se encuentra en el país. "El abandono político y humanitario hará que el país vuelva a ciclos renovados de violencia", ha aseverado.

La próxima semana, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se reunirá para renovar el mandato de la Misión Unidimensional Integrada de Naciones Unidas para la Estabilización en República Centroafricana (MINUSCA), que expirará el próximo 15 de noviembre.

Egeland ha llamado a la ONU a prevenir los conflictos y proteger a los civiles de los ataques, además de renovar el mandato. "La MINUSCA está sobrecargada y carece de recursos. Es incapaz de proteger a los civiles de las atrocidades", ha recalcado.

"La situación en República Centroafricana es un ejemplo grotesco de la imposibilidad de construir la paz y la estabilidad con el estómago vacío", ha recalcado el secretario general del NRC. "A menos que se aumente el acceso a las poblaciones vulnerables y la asistencia humanitaria, todas las demás inversiones sreán desvalorizadas", ha añadido.

Egeland ha señalado que "tenemos que romper este círculo vicioso en el que República Centroafricana se ve envuelta en repetidas ocasiones por la violencia y el abandono".

"Es indignante cómo podemos permitir que gran parte de este país vuelva a caer en un conflicto en toda regla", ha manifestado Egeland.

CONFLICTO CONSTANTE

República Centroafricana vive en una inestabilidad constante desde que en 2013 los milicianos del grupo rebelde Séléka --mayoritariamente musulmanes-- se hicieron con el poder, lo que desencadenó represalias por parte de grupos anti-balaka --en su mayoría cristianos--. Pese a la elección de un nuevo presidente en 2016, las tensiones persisten.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA) calcula que 1,9 millones de personas pasan hambre, una cifra sin precedentes desde el año 2014, en pleno pico de la violencia sectaria.

Un portavoz de la agencia de la ONU, Herve Verhoosel, ha advertido de que los nuevos combates no hacen sino "exacerbar una situación que ya es tremendamente grave", por lo que ha apelado a una reacción internacional de forma "urgente" para evitar una "tragedia humana".

Contador