Actualizado 14/12/2016 18:38 CET

El nuevo presidente uzbeko promete grandes cambios en el Gobierno

Nuevo presidente de Uzbekistán, Shavkat Mirziyoyev
REUTERS

TASKENT/ALMATY, 14 Dic. (Reuters/EP) -

El nuevo presidente de Uzbekistán, Shavkat Mirziyoyev, ha tomado posesión del cargo este miércoles comprometiéndose a proteger el legado de su veterano antecesor Islam Karimov, aunque también ha prometido llevar a cabo una gran reorganización del Gobierno.

Mirziyoyev, quien ha sido primer ministro de Uzbekistán durante 13 años y presidente provisional desde septiembre, cuando el anterior presidente murió de un infarto, ganó las elecciones del pasado 4 de diciembre. Karimov presidió el país durante 27 años con mano dura sin tolerar discrepancias, manteniendo el fuerte control de la economía por parte del Estado y llevando a cabo una política exterior de aislamiento.

"Continuaré el trabajo de mi querido maestro, el gran hombre de Estado Islam Karimov", ha señalado Mirziyoyev tras una ceremonia inaugural en el Parlamento. "Habrá varios cambios en el gabinete. Muchos ministros serán reemplazados", ha añadido.

El Parlamento ha confirmado este miércoles al nuevo primer ministro de Uzbekistán, Abdulá Aripov. Esta decisión ha sorprendido a los uzbekos, ya que esperaban que otro viceprimer ministro con más influencia, Rustam Azimov, fuera el elegido.

No está claro si Mirziyoyev y Aripov mantendrán a Azimov como el principal adjunto a cargo de las finanzas y la macroeconomía. En este sentido, Mirziyoyev amplió las responsabilidades de Azimov en septiembre incluyendo los sectores de educación y ciencia.