Nuevos choques entre la Policía macedonia y los refugiados por la construcción de la valla

Publicado 28/11/2015 17:01:37CET

IDOMENI (GRECIA), 28 Nov. (Reuters/EP) -

La Policía macedonia ha disparado este sábado gas lacrimógeno y granadas de conmoción contra los inmigrantes concentrados en la frontera con Grecia en un nuevo choque ocurrido tras el inicio de la construcción de una valla fronteriza que separará ambos países.

El Gobierno macedonio ha señalado que no tiene intención alguna de cerrar sus fronteras de manera total, en palabras de un portavoz del ejecutivo, Aleksandar Gjorgjiev, la valla únicamente tiene como objetivo "dirigir el flujo de personas hacia las áreas controlados para su registro".

"Nos gustaría subrayar que las fronteras se mantendrán abiertas", ha añadido el portavoz. "Permitiremos el paso de aquellas personas que provengan de las zonas afectadas por la guerra, como hemos hecho hasta ahora".

Macedonia, junto con otros países de la zona balcánica como Croacia o Serbia, comenzaron a rechazar "inmigrantes económicos" cerca de dos semanas atrás. Una decisión duramente criticada por los grupos por los Derechos Humanos ya que solo permite el tránsito a refugiados de origen sirio, afgano e iraquí.

Este hecho ha provocado fuertes protestas entre los colectivos iraní, paquistaní y marroquí así como otros grupos étnicos, agrupados en campamentos a lo largo de la frontera, durante las cuales cierto número de iraníes se han cosido los labios a modo de denuncia.

Ante esto, grupos por los Derechos Humanos han señalado que las convenciones internacionales comandan a los países a acoger a los peticionarios de asilo basándose en su condición no en su nacionalidad.

Hungría ya llevó a cabo una medida similar en septiembre y octubre, meses durante los cuales procedieron a sellar su frontera sur a los inmigrantes, considerándolos como una amenaza a la seguridad y prosperidad de los "valores cristianos" de Europa.

El número de solicitantes de asilo ha aumentado dramáticamente este año en comparación con los números registrados en 2014, aunque el ritmo comienza a mostrar signos de reducción con la llegada del invierno.

Para leer más