Nuevos enfrentamientos entre la Policía de Haití y los manifestantes en las protestas contra el Gobierno

Publicado 23/02/2019 3:11:33CET
REUTERS / IVAN ALVARADO

PUERTO PRÍNCIPE, 23 Feb. (Reuters/EP) -

La Policía de Haití, que lleva días enfrentándose a los manifestantes en las protestas que se han producido por todo el país, ha lanzado gas lacrimógeno y perdigones de goma este viernes para dispersar a unos 200 participantes en un funeral multitudinario en el que se transportaba el ataúd de un joven fallecido la semana pasada en los disturbios.

La Policía ha hecho frente a la marcha en las cercanías del Palacio Nacional de Haití, dispersando a familiares y vecinos que han tenido que abandonar el ataúd en el suelo junto a una lata de gas ardiendo.

Al menos un hombre ha sido alcanzado por los perdigones en el brazo y el cuello, donde le han producido magulladuras del tamaño de una canica.

Miles de manifestantes han salido a las calles de las principales ciudades de Haití desde el pasado 7 de febrero, pidiendo que el presidente Jovenel Moise dimita y haga frente a su responsabilidad por una creciente inflación, el debilitamiento de la moneda y denuncias de desviación de fondos de un plan de subsidios petroleros de Venezuela llamado PetroCaribe.

"Hoy volvemos a cerrar el país", ha clamado el líder opositor Schiller Louidor en una iglesia llena de personas, reunidas para un servicio en recuerdo de dos manifestantes que murieron la semana pasada. Después de la ceremonia los participantes han recorrido cerca de un kilómetro hacia el palacio al ritmo de los tambores. El ataúd del segundo hombre fue transportado desde la iglesia directamente al cementerio.

Ambos muertos figuran entre varias personas que han fallecido en los enfrentamientos, según los manifestantes. El Gobierno no ha dado una cifra oficial de las víctimas mortales.

"Estamos pidiendo justicia. Vamos a seguir protestando. Jovenel puede matar a tantas personas como quiera, pero igual se tiene que ir", ha afirmado Josef Dicles, primo de Onique Gedeus, uno de los fallecidos.

La familia de Gedeus, de 28 años, ha asegurado que un atacante desconocido le disparó en la cabeza el 13 de febrero cuando agitaba la bandera haitiana en medio de las protestas.

No estaba claro de inmediato cuántas personas atenderían el llamado de la oposición para salir a las calles más tarde el viernes. Pequeñas multitudes se reunieron en las esquinas alrededor de la capital, Puerto Príncipe, algunos quemaron neumáticos.

El hombre herido, Davidson Metellus, de 35 años, ha afirmado que recuperarían el ataúd que habían dejado atrás. "Incluso si solo queda uno de nosotros, lo llevaremos a su tumba", ha asegurado Metelllus.

Para leer más