La OCHA denuncia un incremento de los combates en Hodeida en los primeros diez días de noviembre

Puerto de Hodeida
REUTERS / ABDULJABBAR ZEYAD - Archivo
Publicado 14/11/2018 0:04:32CET

MADRID, 14 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) ha denunciado este martes un incremento de los bombardeos y los enfrentamientos en la provincia yemení de Hodeida (oeste) en los primeros diez días de noviembre, donde han muerto más de 200 civiles a causa del conflicto desde mediados de junio.

En su informe, el organismo ha destacado que los principales combates han tenido lugar en los alrededores de la ciudad de Hodeida, especialmente en el área del aeropuerto y las cercanías de Kilo 10 y Kilo 16, la universidad y el Hospital Al Zaura.

Asimismo, se han registrado bombardeos en los distritos de Al Marauia, Al Duraihimi, Al Hauak, Al Hali, Al Salif y Zabid, mientras que los combates han perdido intensidad en el área de Hays.

La OCHA ha resaltado que el conflicto "sigue causando un alto coste entre los civiles" y ha recordado que la Organización Mundial de la Salud (OMS) cifró en 193 los muertos entre el 13 de junio y el 22 de octubre, antes del recrudecimiento de los combates.

A ese balance se suman al menos otras 92 víctimas, entre ellas 34 fallecidos, durante la primera semana de noviembre, según los datos que maneja el Grupo de Protección, si bien se teme que estos balances sean inferiores a la cifra real de muertos.

Por otra parte, ha explicado que estos combates podrían obstruir el acceso de la ayuda humanitaria y atrapar a los civiles, al tiempo que ha puesto como ejemplo que el Programa Mundial de Alimentos (PMA) no ha podido entregar 51.000 toneladas métricas de grano.

El director ejecutivo del PMA, Davis Beasley, llegó el domingo a Yemen para analizar la situación de seguridad alimentaria en el país, y durante la jornada de este martes ha visitado una escuela en Hodeida para supervisar la distribución de cupones de comida.

"Gracias a Dios que hay calma y seguridad hoy. Hemos salido a comprar cosas sin miedo", ha dicho Fatum Ahmad, una residente en Hodeida. "No ha habido explosiones o disparos. Deseo que la guerra no se reinicie", ha agregado, en declaraciones a la agencia británica de noticias Reuters.

Tras una noche de bombardeos por parte de la coalición que encabeza Arabia Saudí, la jornada ha estado marcada por la calma. Por el momento se desconoce si la calma se debe a la visita de Beasley.

En este sentido, el enviado especial de la ONU para Yemen, Martin Griffiths, ha aplaudido la reducción de las hostilidades y ha pedido a las partes que sigan mostrando contención.

"Confío en que las partes están preparadas para trabajar en una solución política", ha manifestado. "Los preparativos logísticos están en marcha para preparar la próxima ronda de conversaciones. Estamos en posición de avanzar", ha añadido.

Hodeida es una estratégica ciudad portuaria bajo control huthi. En ella desembarca petróleo y ayuda para una población absolutamente desintegrada tras años de conflicto, empobrecida y diezmada tanto por los brotes de cólera como por la brutalidad de las partes en conflicto.

Los huthis se escudan en refugios de civiles y hospitales mientras el Ejército yemení y sus aliados saudíes desencadenan ataques indiscriminados, denuncian las ONG.