Publicado 12/08/2021 07:29CET

La ONU califica de "volátil e impredecible" el conflicto de Tigray ante su extensión a regiones adyacentes

Archivo - Un mercado en Tigray, Etiopía
Archivo - Un mercado en Tigray, Etiopía - SERGI REBOREDO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 12 Ago. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de la Secretaría General de la ONU, Stéphane Dujarric, ha calificado este miércoles de "volátil e impredecible" el conflicto de Tigray ante su extensión a las regiones adyacentes de Afar y Amhara pese al alto el fuego unilateral decretado a finales de junio por el Gobierno de Etiopía.

En rueda de prensa, Dujarric ha detallado que en "Amhara, se estima que 200.000 personas han sido desplazadas y en Afar, más de 76.000 personas habrían sido desplazadas tras la entrada de las fuerzas de Tigray en la región" así como que se investiga el bombardeo y saqueo de espacios que albergan a desplazados en Galikoma Kabele, en la zona de Fenti.

"Dentro de Tigray, el acceso humanitario ha mejorado significativamente, ya que se estima que el 75 por ciento de la zona es ahora accesible", ha indicado, si bien ha lamentado que "el flujo de suministros humanitarios en la región sigue siendo insuficiente".

Esta semana, el primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ha hecho un llamamiento a la población para que se una al Ejército para combatir al Frente Popular para la Liberación de Tigray (TPLF), por la situación del conflicto, ante lo que la ONU ha reiterado que no cree que "haya una solución militar para este conflicto".

"A medida que los combates continúan, aunque hemos visto que algunos de ellos han disminuido, lo que ha permitido un mayor acceso humanitario, seguimos viendo focos y estamos viendo informes horrendos de violaciones de los Derechos Humanos", ha dicho Dujarric.

En este sentido, se referido al reciente informe publicado por Aministía Internacional sobre casos de violencia sexual contra mujeres y niñas por parte de fuerzas afines al Ejecutivo etíope. "Es uno de esos casos en los que nos quedamos sin palabras para describir el horror que están sufriendo los civiles", ha expresado.

Por su parte, el Gobierno etíope ha arremetido contra el informe de la ONG y ha acusado a la organización de realizar una investigación "carente de rigor" y llevar a cabo "una campaña de desprestigio" en su contra.

La ofensiva del Ejército etíope contra el TPLF arrancó el 4 de noviembre por orden del primer ministro en respuesta a un ataque del TPLF contra una base del Ejército en la capital regional, Mekelle, que se saldó con la muerte de un importante número de militares etíopes.

Tras ello, las fuerzas etíopes, que contaron con el apoyo de tropas eritreas y las fuerzas especiales de Amhara, lograron tomar Mekelle e imponer una autoridad interna, si bien finalmente han terminado cediendo terreno, lo que llevó a Abiy a anunciar el alto el fuego aduciendo razones humanitarias.

Para leer más