Publicado 15/12/2021 11:52CET

La ONU denuncia un recorte de libertades fundamentales en Ucrania, con restricciones a opiniones "críticas"

Volodimir Zelenski, presidente de Ucrania
Volodimir Zelenski, presidente de Ucrania - -/Ukrainian Presidency /dpa

El Alto Comisionado para los Derechos Humanos constata abusos en todos los territorios, también en la "ocupada" Crimea

MADRID, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

La oficina de la ONU para los Derechos Humanos ha constatado un recorte de libertades fundamentales en Ucrania, tanto en los territorios dominados por los rebeldes prorrusos como en aquellos bajo control del Gobierno de Volodimir Zelenski, donde "preocupan" la persecución de opiniones "críticas" y de concentraciones sobre asuntos "sensibles".

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos ha actualizado su análisis para cubrir desde noviembre de 2019 a octubre de 2021 y, entre sus conclusiones, señala que el reciente cierre de varios medios de comunicación contraviene la normativa internacional.

La alta comisionada adjunta, Nada al Nashif, considera de "especial preocupación" la falta de rendición de cuentas por las amenazas y la violencia sufrida por defensores de los Derechos Humanos, periodistas o simplemente individuos que se pronuncian por Internet o intentan participar en manifestaciones.

La ONU ha documentado 29 incidentes contra informadores o voces críticas, así como otros 14 contra defensores de los Derechos Humanos --sólo en uno de estos últimos casos los autores fueron identificados y procesados--. En el periodo analizado también ha habido 21 ataques contra reuniones pacíficas.

Aunque el Gobierno de Zelenski ha hecho "algunos" avances, en líneas generales las autoridades siguen sin garantizar la protección adecuada. "La impunidad provoca más ataques, contribuye a un ambiente de autocensura, estrecha el espacio cívico y reduce el pluralismo", ha señalado Al Nashif en su presentación este miércoles, en la que también ha expresado su temor ante la posibilidad de que los ucranianos dejen de implicarse en el activismo.

EN EL DONBÁS Y LA "OCUPADA" CRIMEA

La merma de libertades se extiende también al Donbás, el territorio del este controlado desde 2014 por los rebeldes prorrusos y donde se ha registrado una restricción aún mayor del espacio cívico, que ya había estaba "gravemente" constreñido desde el inicio de la rebelión.

A las medidas de presión contra la disidencia se suman detenciones "arbitrarias", con especial peso contra quienes tienen puntos de vista "pro ucranianos". La ONU cita como ejemplo el caso de un empresario detenido en noviembre de 2019 en Lugansk por expresar su apoyo a Kiev y que fue condenado a más de 13 años de cárcel.

Los defensores de Derechos Humanos que siguen en estas zonas --"muchos" directamente han huido por temor a represalias-- trabajan con un "alto grado de inseguridad", especialmente las mujeres que ayudan a las víctimas de violencia machista, ha explicado Al Nashif.

En el caso de Crimea y Sebastopol, territorios ambos que Naciones Unidas considera "ocupados temporalmente" por Rusia, los investigadores ha seguido documentando abusos, dirigidos igualmente contra quienes se salen de la línea oficial marcada por Moscú.

La libertad de asociación sufre "restricciones injustificadas y desproporcionadas" y la representante del Alto Comisionado se ha declarado "especialmente preocupado" por el acoso a abogados, objetivo de "intimidación e interferencias arbitrarias" que termina por afectar negativamente al derecho procesal de sus clientes.

Para leer más