Publicado 10/05/2022 15:20

La ONU denuncia un repunte de los casos de violencia sexual en el marco del conflicto en Sudán del Sur

Archivo - Soldados del Ejército de Sudán del Sur
Archivo - Soldados del Ejército de Sudán del Sur - SAMIR BOL / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

Recalca que los incidentes se han triplicado en el primer trimestre del año respecto a estos meses de 2021

MADRID, 10 May. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha denunciado este martes que los casos de violencia sexual en el marco del conflicto en Sudán del Sur se han duplicado durante el primer trimestre de 2022 respecto a este mismo periodo del año pasado, en medio de un descenso "general" de la violencia contra civiles en el país.

La Misión de Naciones Unidas en Sudán del Sur (UNMISS) ha indicado en un informe que entre enero y marzo de 2022 documentó 63 casos de violencia sexual relacionada con el conflicto, cifra muy superior a los 28 casos documentados en este periodo en 2021.

Así, ha resaltado que un total de 173 incidentes afectaron a 754 víctimas civiles, un 32 por ciento menos para prácticamente el mismo número de víctimas que en el primer trimestre de 2021.

La UNMISS ha apuntado que los grupos de defensa civil y las milicias han estado detrás de la mayoría de la violencia contra civiles, con un total del 64 por ciento de los incidentes, tras lo que figuran "partes convencionales" en el conflicto, con un 34 por ciento.

En este sentido, ha manifestado que "la mayoría de la violencia estuvo asociada con formas de conflicto inter o intracomunitario, particularmente en los estados de Jonglei, Ecuatoria Oriental y Warrap".

De hecho, la misión ha hecho hincapié en que "la violencia intercomunitaria, particularmente el conflicto relacionado con el ganado, se ha concentrado en áreas donde las comunidades compiten por los escasos recursos, algo exacerbado por el cambio climático".

"Las inundaciones de 2021, las peores en décadas, han contribuido a aumentar la inseguridad alimentaria y al impacto sobre el sustento de las familias", ha argüido, antes de recalcar que la misión cuenta con seis bases temporales operativas en los principales epicentros del conflicto.

Asimismo, ha incidido en que durante este periodo, la División de Derechos Humanos de la UNMISS ha participado en 216 patrullas y 31 despliegues para supervisar violaciones de los Derechos Humanos y "mantiene consultas políticas y comunitarias a nivel local, estatal y nacional para hacer avanzar soluciones políticas duraderas a los conflictos".

Por su parte, el representante general de la Secretaría General de la ONU para Sudán del Sur y jefe de la UNMISS, Nicholas Haysom, ha asegurado que la misión incrementará sus esfuerzos a la hora de hacer frente a la violencia sexual relacionada con el conflicto.

Haysom dijo el 14 de abril que esta violencia "sigue siendo una de las características más traumáticas del conflicto en Sudán del Sur". La UNMISS apoya los esfuerzos para promover la protección y la rendición de cuentas, dando respaldo a tribunales móviles y facilitando formación especializada sobre la prevención de la violencia sexual y de género.

La UNMISS ha reclamado además al Gobierno de Sudán del Sur que investigue las denuncias sobre violaciones de los Derechos Humanos y que haga que todos los responsables rindan cuentas, al tiempo que ha pedido que se aplique el acuerdo para la unificación de la cadena de mando en las Fuerzas Armadas, en línea con el acuerdo de paz de 2018.

Sudán del Sur cuenta con un Gobierno de unidad que echó a andar tras la materialización del acuerdo de paz firmado por el presidente, Salva Kiir, y el principal líder rebelde, Riek Machar, quien actualmente es vicepresidente primero del país africano.

La Presidencia sursudanesa anunció en enero de 2020 que las partes firmantes del acuerdo de paz habían acordado extender una vez más el periodo de transición, en esta ocasión hasta 2023, para dar margen a la aplicación de las cláusulas del pacto, en medio de las peticiones internacionales para acelerar el proceso.

Más información