Publicado 24/11/2022 11:31

La ONU dice que Irán está "en una crisis total de DDHH" y condena la represión de las protestas

Archivo - Fotografía de Mahsa Amini, muerta en Irán tras ser detenida por llevar mal el velo, durante una protesta en Alemania
Archivo - Fotografía de Mahsa Amini, muerta en Irán tras ser detenida por llevar mal el velo, durante una protesta en Alemania - Christoph Reichwein/dpa - Archivo

Turk subraya que "el cambio es inevitable" y pide a Teherán que "escuche" a los manifestantes

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Volker Turk, ha alertado este jueves de que Irán se encuentra sumido en "una crisis total de Derechos Humanos" y ha reclamado nuevamente a las autoridades que "pongan fin al innecesario y desproporcionado uso de la fuerza" contra los manifestantes que han salido a las calles desde septiembre tras la muerte bajo custodia de Mahsa Amini, detenida por supuestamente llevar mal puesto el velo.

Turk ha mostrado su "profunda admiración por el pueblo de Irán" y ha dicho que "le duele ver lo que está pasando en el país". "Imágenes de niños muertos, de mujeres golpeadas en las calles, de personas sentenciadas a muerte. Hemos visto oleadas de protestas durante los últimos años, pidiendo justicia, igualdad, dignidad y respeto de los Derechos Humanos. La respuesta ha sido violencia y represión", ha criticado.

Así, ha manifestado que "los métodos antiguos y la mentalidad de encastillamiento de los que ostentan el poder no funcionan". "De hecho, sólo agravan la situación", ha lamentado, antes de resaltar que las recientes movilizaciones se han extendido a 150 ciudades y destacar que "las regiones con minorías está afectadas de forma desproporcionada, especialmente en lo relativo a las víctimas".

"Mujeres, jóvenes, hombres de todos los sectores sociales, estudiantes, trabajadores de diversos sectores, atletas y artistas están pidiendo un cambio con un valor increíble. Piden poner fin a leyes y prácticas discriminatorias contra mujeres y niños, que se respeten totalmente los derechos y libertades de todo el pueblo de Irán, inclusión e igualdad, un futuro más justo y mejor. Pido al Gobierno y a los que están en el poder que escuchen", ha explicado.

En este sentido, Turk ha reclamado a las autoridades que "reconozcan las quejas a nivel social, económico y político" y "acepten la legitimidad de los que apuestan por visiones diferentes para la sociedad". "Las mujeres y las niñas deben poder sentirse libres y seguras en público sin miedo a la violencia y el acoso. Deben poder vivir seguras y poder participar en la vida pública en situación de igualdad con los hombres", ha argüido.

"La situación actual es insostenible", ha dicho, al tiempo que ha reiterado su denuncia por el uso de "fuerza letal" contra "manifestantes desarmados y peatones que no suponían una amenaza a la vida". "Según fuentes fiables, las estimaciones conservadoras sobre el número de muertos están por encima de 300, incluidos al menos 40 niños. Esto es inaceptable", ha recalcado.

Turk ha apuntado además a la existencia de informaciones que apuntan a que "manifestantes heridos temen ir al hospital ante el riesgo de ser arrestados por las fuerzas de seguridad", mientras que "alrededor de 14.000 personas, incluidos niños" han sido detenidos en el marco de las protestas, una cifra que ha descrito de "impactante".

"Estoy alarmado por las informaciones que apuntan a que incluso niños sospechosos de participar en las protestas están siendo arrestados en la escuela. Cientos de estudiantes universitarios han sido citados a declarar, amenazados o suspendidos y no pueden entrar a los campus", ha enumerado, antes de indicar que "los manifestantes arrestados siguen sin tener acceso a abogados y muchos hacen frente a cargos relativos a la seguridad nacional que acarrean largas penas de cárcel".

"Hay informaciones preocupantes sobre torturas físicas y psicológicas y malos tratos a manifestantes detenidos para obtener confesiones forzosas, algunas de las cuales han sido emitidas por los medios estatales. Las familias de las víctimas son acusadas y atacadas", ha puntualizado Turk, que ha manifestado además que "se han realizado declaraciones para deslegitimar y tildar a manifestantes, actores de la sociedad civil y periodistas de agentes de los enemigos".

De esta forma, ha reseñado que "como se ha visto a través de la historia, es la narrativa típica de la tiranía para distraer (a la gente) de las causas subyacentes de las quejas". "La gente de Irán, de todo nivel de vida, etnia y edad reclama un cambio. Estas protestas están arraigadas en la negativa de las libertades, las desigualdades legales y estructurales y la falta de acceso a la información", ha defendido.

"Desde hace décadas, las mujeres y las niñas han estado retenidas por una discriminación perversa, tanto en la ley como en la práctica. Ante la ausencia de canales efectivos para plantear sus preocupaciones, los temores y la frustración se han multiplicado. La gente se ha desilusionado ante la ausencia de perspectiva de reformas reales, así que han salido a las calles", ha argumentado.

INVESTIGACIÓN SOBRE LA MUERTE DE AMINI

Por otra parte, Turk ha indicado que la investigación realizada por las autoridades de Irán sobre la muerte de Amini "no cumplió los estándares internacionales de imparcial, independencia y transparencia". El Gobierno iraní dijo que la autopsia descartaba que hubiera fallecido a causa de malos tratos durante su detención, después de desvanecerse antes de una vista judicial.

"Los exámenes médicos y los del departamento forense demuestran que no hubo golpes ni cráneo fracturado", dijo el ministro del Interior iraní, Ahmad Vahidi, una versión que sostiene que la mujer, miembro de la minoría kurda, sufrió un ataque cardiaco por el que fue trasladada a un hospital, donde falleció posteriormente.

De esta forma, Turk ha señalado que "la impunidad persistente ante las violaciones de los Derechos Humanos sigue siendo uno de los principales problemas en Irán, lo que alimenta el descontento y la desconfianza". "Las consideraciones políticas y de seguridad han debilitado la independencia y la imparcialidad de instituciones que son vitales para garantizar la rendición de cuentas", ha explicado.

"La rendición de cuentas es un ingrediente crucial en la búsqueda de justicia por las violaciones de los Derechos Humanos. Por ello, pido procesos independientes, imparciales y transparentes en torno a las presuntas violaciones de los Derechos Humanos, en línea con los estándares internacionales", ha señalado.

Volker ha mostrado además su "profunda preocupación" por el aumento del número de ejecuciones en Irán desde 2021, "particularmente por cargos relacionados con las drogas". "A fecha de septiembre de 2022, el número de ejecuciones en lo que va de año ha superado los 400 por primera vez en cinco años. Es un aumento sustancial respecto a las 330 y las 276 de 2021 y 2020, respectivamente", ha lamentado.

Asimismo, ha alertado de que "al menos 85 personas que eran niños en el momento de cometer el presunto delito están en el corredor de la muerte" y ha denunciado que "dos han sido ejecutadas este año". Por ello, ha reclamado la liberación de todos los arrestados por participar en manifestaciones pacíficas y una moratoria a la pena de muerte.

"Las sociedades están evolucionando y cambiando constantemente. Ninguna sociedad puede calcificarse o fosilizarse para que permanezca igual a lo largo del tiempo. Intentar hacer eso contra la voluntad popular es inútil. Pido a los que ostentan el poder en Irán que respeten totalmente las libertades fundamentales de expresión, asociación y asamblea, que son clave para un desarrollo sostenible", ha especificado.

Por último, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha reclamado a las autoridades iraníes que "interactúen con el pueblo de Irán sobre su visión sobre el futuro del país". "El cambio es inevitable y el camino hacia adelante pasa por reformas significativas", ha remachado.

Contador

Más información