La ONU llama a "actuar ahora" ante la situación urgente en el Sahel por el aumento de la violencia

Sahel.- La ONU llama a "actuar ahora" ante la situación urgente en el Sahel por el aumento de la violencia
ICRC / HANDOUT .
Publicado 08/05/2019 18:30:52CET

Solo en abril ha habido más de 150 incidentes violentos en Malí, Burkina Faso y Níger y más de 300 muertos

MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

Altos cargos de la ONU han llamado a la comunidad internacional a "actuar ahora" ante la grave crisis humanitaria en el Sahel provocada por un nivel sin precedentes de inseguridad y ataques armados, advirtiendo de que lo que está en juego es "el futuro de toda una generación".

Los coordinadores residentes y humanitarios de la ONU para Burkina Faso, Malí y Níger han advertido durante una sesión informativa con los estados miembro en Ginebra de que las necesidades humanitarias en estos tres países excede los recursos disponibles y de que existe el riesgo de que la violencia se extienda a los países costeros de África Occidental.

En 2019, un total de 5,1 millones de personas en las regiones afectadas por la violencia necesitarán asistencia urgente, de las que 2,3 millones están en Malí, 1,2 millones en Burkina Faso y 700.000 en el oeste de Níger.

Para atender sus necesidades, la ONU y la comunidad humanitaria han solicitado 600 millones de dólares con los que se espera asistir a 3,7 millones de personas. Sin embargo, en los cuatro primeros meses del año solo se ha recibido el 19 por ciento de los fondos.

Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), desde 2018 el número de incidentes violentos en Malí, Burkina Faso y el oeste de Níger --las regiones de Tillaberi y Tahoua-- ha alcanzado niveles entre dos y cuatro veces superiores a los registrados en el momento álgido de la crisis maliense en 2013.

MÁS DE 300 MUERTOS EN ABRIL

Solo en abril, se han registrado más de 150 incidentes violentos en los que han muerto más de 300 personas. En el Sahel, donde las necesidades ya son de por sí altas, la crisis actual está afectando a familias extremadamente vulnerables y comunidades que aún tratan de recuperarse de la grave sequía que golpeó la región en 2018.

"Muchos de los afectados por la violencia ahora ya se enfrentaban a una situación extrema", ha explicado la coordinadora humanitaria de la ONU en Malí, Mbaranga Gasarabwe, incidiendo en que "para ellos es una doble devastación".

"La violencia viene a sumarse a altos niveles de inseguridad alimentaria y desnutrición y amenaza las vidas y medios de vida de los civiles", ha advertido. "También está aumentando las necesidades de protección y poniendo en peligro la cohesión social", ha agregado.

El número de desplazados internos en los tres países se ha multiplicado por cinco en el último año. En total, hay 331.000 desplazados internos (161.000 en Burkina Faso, 99.000 en Malí y 70.000 en el oeste Níger), mientras que otras 103.000 personas han buscado refugio en otros países.

Además, hay un total de 1.811 escuelas que no están operativas, 908 de ellas en Burkina Faso y otras 366 en Malí, mientras que también hay 84 centros de salud que no prestan servicios, siendo en este caso Malí el país más afectado con 66, mientras que en Níger por ahora no hay ninguno.

"EL FUTURO DE TODA UNA GENERACIÓN ESTÁ EN JUEGO"

"No podemos subrayar lo suficiente la urgencia de la situación. El futuro de toda una generación está en juego", ha recalcado por su parte la coordinadora de la ONU para Burkina Faso, Metsi Makhetha, que ha defendido que aunque tanto la ONU como las organizaciones humanitarias y los gobiernos de los tres países han incrementado sus operaciones "debemos hacer más".

"Debemos actuar ahora y rápido y debemos también actuar a largo plazo", ha resumido la coordinadora humanitaria de la ONU en Níger, Fatou Bintou Djibo. "Los esfuerzos sostenidos de ayuda y desarrollo económico y social son clave", ha subrayado, reconociendo que "en el Sahel, la violencia también está arraigada en un sentimiento de marginación y desencanto".

Contador

Para leer más