Publicado 24/11/2020 06:00CET

La ONU muestra su "extrema preocupación" por la seguridad en el norte de Etiopía y el aumento de desplazados

Refugiados etíopes en el campo de Um Raquba, en Sudán
Refugiados etíopes en el campo de Um Raquba, en Sudán - WILL CARTER/NRC

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas se ha mostrado "extremadamente preocupada" por la seguridad de los civiles en la región etíope de Tigray ante los continuos combates entre las tropas del Gobierno y el Frente de Liberación Popular de Tigray (TPLF), así como del aumento de los desplazados que huyen de la violencia en el norte del país.

Estas constataciones, sin embargo, están resultando difíciles debido al corte casi total de las comunicaciones sobre el terreno, ha lamentado Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general Naciones Unidas, António Guterres, aunque las últimas informaciones sitúan a más de medio millón de personas atrapadas en Mekelle, capital de Tigray, en el norte de Etiopía.

Ante el recrudecimiento de la violencia y los enfrentamientos, "Naciones Unidas y sus asociados humanitarios en Etiopía hacen un llamamiento urgente a todas las partes en el conflicto para que cumplan sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario y protejan a los civiles y la infraestructura civil, incluidas las instalaciones de salud y los sistemas de abastecimiento de agua", ha trasladado Dujarric .

En este sentido, la ONU ha exhortado a las partes a garantizar de forma "urgente" una "circulación libre y segura de los civiles que huyen en busca de seguridad y asistencia, incluso a través de las fronteras internacionales y nacionales, independientemente de su identificación étnica".

Asimismo, el organismo ha señalado que está a la espera, junto a sus socios, de poder prestar asistencia humanitaria a los afectados por el conflicto, que no podrá llegar sin este acceso garantizado.

Hasta el momento, casi 39.000 personas han huido ya a través de la frontera hacia el vecino Sudán, entre ellas 17.000 niños. La respuesta se está ampliando, y "la afluencia de llegadas está superando la capacidad sobre el terreno y se necesita urgentemente financiación adicional", ha subrayado Dujarric.

NECESIDADES DE SALUD REPRODUCTIVA NO SATISFECHAS

Naciones Unidas también ha puesto el foco de atención sobre la no satisfacción de las necesidades reproductivas de las mujeres, ya que el centro de salud más cercano capaz de proporcionar tratamiento tras una violación o atención obstétrica está a unos 40 minutos del campo de Um Raquba, en Sudán, donde se concentran la mayoría de las personas que han huido de Tigray.

Según los datos del organismo, más de 700 mujeres de las recién llegadas a Sudán desde Tigray están embarazadas y puede haber alrededor de 150 supervivientes de violencia de género que necesitan asistencia.

"La situación de estas mujeres y niñas es extremadamente difícil, y hay un trauma generalizado. Estamos trabajando urgentemente con nuestros asociados para prestar servicios de salud sexual y reproductiva que salvan vidas y apoyo psicosocial, y para proteger a las mujeres y las niñas de los daños", ha expresado la directora ejecutiva del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA), Natalia Kanemv.

ESCALADA DE VIOLENCIA

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, anunció el 4 de noviembre el inicio de una ofensiva contra el TPLF en respuesta a un ataque del grupo contra una importante base del Ejército en la capital regional, tras meses de distanciamiento entre el grupo armado y el Ejecutivo.

La escalada ha sido la culminación de un pulso que comenzó con la llegada al poder de Abiy, como primer jefe de Gobierno de etnia oromo. El TPLF fue el partido fuerte dentro de la coalición que gobernó Etiopía desde 1991, el Frente Democrático Revolucionario del Pueblo Etíope (EPRDF), sustentada en las etnias.

El TPLF ha visto en las reformas de Abiy, en particular las relativas a abusos de Derechos Humanos y de reconciliación con grupos armados entre otros, como una 'caza de brujas' contra sus dirigentes, los cuales se vieron en muchos casos apartados de sus cargos.

El TPLF siguió adelante con el plan de celebrar elecciones en Tigray en septiembre pese a que la comisión electoral había decidido el aplazamiento de las generales al próximo año por la pandemia y a las presiones del Gobierno para que no siguiera adelante con sus planes. Posteriormente, anunció que no reconocía al Gobierno central.

En este sentido, el primer ministro etíope ha pedido a las fuerzas de la oposición que entreguen la capital, Mekelle, para el miércoles.

Para leer más