La ONU registra más de 14.000 violaciones de los derechos de la infancia en Afganistán durante los últimos cuatro años

Publicado 03/10/2019 7:33:46CET
Niños desplazados por la violencia en Ghazni
Niños desplazados por la violencia en Ghazni - REUTERS / MOHAMMAD ISMAIL - Archivo

MADRID, 3 Oct. (EUROPA PRESS) -

El número de violaciones graves sufridas por los niños ante el empeoramiento de la situación de seguridad en Afganistán ha ascendido a 14.000 durante los últimos cuatro años, según el informe del secretario general de la ONU, António Guterres, para Niños y Conflictos Armados.

El periodo de cuatro años en los que se basa el documento han sido particularmente "devastadores" para los niños y niñas en Afganistán, donde los menores suponen casi un tercio de las muertes civiles.

El texto señala que más de 12.500 niños han muerto o resultado heridos entre enero de 2015 y diciembre de 2018, la mayoría a causa de la explosión de artefactos explosivos improvisados, restos explosivos, ataques aéreos y atentados.

Los grupos armados, por su parte, son responsables del 43 por ciento de víctimas infantiles, mientras que la atribución de este tipo de víctimas a fuerzas gubernamentales o progubernamentales continúa siendo preocupante.

"Los niños en Afganistán no han conocido nada más allá de realidades descorazonadas como resultado de la violencia y la guerra. La cifra de niños que han resultado ser víctimas es aterradora, por lo que insto a todas las partes a acabar de forma inmediata con el sufrimiento de los niños", ha expresado Virginia Gamba, representante especial del secretario general de Naciones Unidas para la cuestión de los niños y los conflictos armados.

La ONU ha advertido de que las últimas semanas han demostrado que el sufrimiento de los niños no ha disminuido principalmente debido a la presencia de los ataques. El reclutamiento y uso de niños ha continuado. Según el informe, son 274 niños los que se han visto reclutados por insurgentes como los talibán.

Asimismo, el documento acusa a las fuerzas afganas de ser responsables de este tipo de situaciones a pesar de que se han registrado progresos par acabar y prevenir el uso de los niños para fines bélicos.

Gamba ha destacado que los niños deben ser considerados víctimas y ha insistido en que la detención debe ser utilizada como último recurso y por un periodo de tiempo mínimo. "Se debe dar prioridad a las necesidades de los menores asociados a las partes del conflicto, aquellos que han sido liberados de centros de detención o rechazados durante el proceso de reclutamiento", ha explicado.

En este sentido ha instado a los estados miembro de la ONU a reafirmar su compromiso con los niños y prestar su apoyo a programas de reintegración de larga duración para dar una "oportunidad a miles de niños y niñas para que sanen".

Naciones Unidas ha registrado 17 casos de violencia sexual contra niños, una cuestión que sigue pasando desapercibida debido a la falta de denuncias por temor a ser estigmatizados. Tal y como sostiene el documento, los ataques contra las escuelas y hospitales continúan generando una gran preocupación. Durante los últimos cuatro años se han registrado 832 ataques contra este tipo de instalaciones.

"Dado que la protección y el bienestar de los niños solo puede ser alcanzado mediante una paz duradera, debemos hacernos con todas las oportunidades disponibles para mejorar la protección de los menores en Afganistán", ha subrayado Gamba.

"Esto incluye darle prioridad a las necesidades del diálogo y las conversaciones de paz", ha apuntado antes de asegurar que la ONU está dispuesta a apoyar a las partes para acabar con el conflicto y prevenir que se sigan produciendo violaciones de los derechos de la infancia.

Contador

Para leer más