Publicado 16/02/2022 18:47

La oposición de Guinea Bissau pide una auditoría externa para saber "lo que pasó" durante el fallido golpe

El líder del Partido Africano por la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGCV),  Domingos Simoes Pereira.
El líder del Partido Africano por la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGCV), Domingos Simoes Pereira. - XING JIANQIAO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

Las Fuerzas Armadas critican que los tribunales dejaran libres en otras ocasiones a los sospechosos del fallido golpe de Estado

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

El líder del opositor Partido Africano por la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGCV), Domingos Simões Pereira, ha reclamado este miércoles una auditoría internacional para conocer "lo que verdaderamente pasó" el primer de febrero cuando un grupo de hombres armados intentó tomar el control por la fuerza del Palacio de Gobierno en Guinea Bissau.

Pereira, quien ocupó el cargo de primer ministro durante un breve periodo de tiempo entre 2014 y 2015, cree que las explicaciones del Gobierno sobre lo ocurrido "siguen siendo confusas" e "incluso contradictorias".

"Hay muchos cabos sueltos que no concuerdan", dice Pereira, quien ha cuestionado que las autoridades no hayan implicado en mayor medida a instituciones extranjeras que ya operan en el país, como la DEA o la Policía Judicial portuguesa. "Si recibimos su formación en asuntos menores, por qué no involucrar a estas entidades en algo que pone en riesgo vidas humanas", se ha preguntado.

A su vez, a través de un comunicado el partido ha condenado los "abusivos" e "ilegales" operativos de registro y allanamiento que las fuerzas del orden han desplegado lo largo de la semana con el objetivo de encontrar armamento relacionado con la fallida asonada militar.

El PAIGCV ha denunciado que dichos operativos contravienen el "espíritu y la letra de la Constitución", así como "las leyes sobre privacidad en el hogar". Del mismo modo, ha condenado "la ola de detenciones, intimidaciones y persecuciones", incluido contra miembros del partido que el Gobierno ha desplegado con motivo de lo sucedido, creando "un escenario que se asemeja más a un estado de terror".

VIEJOS CONOCIDOS DE LA JUSTICIA

Por su parte, el jefe de las Fuerzas Armadas de Guinea Bissau, el general Biagué Na Ntan, ha recordado que las personas implicadas en el fallido golpe de Estado del 1 de febrero son viejos conocidos de las autoridades y ha denunciado que los tribunales les hayan dejado en libertad en anteriores ocasiones.

"No es nada nuevo, es un acto preparado hace mucho tiempo por las mismas personas que participaron en otros atentados", ha manifestado Na Ntan ante un grupo de periodistas poco después de su llegada hace unos días desde Barcelona, donde ha estado permanecido tres semanas recibiendo tratamiento médico.

Na Ntan ha explicado que algunos de los detenidos por aquella fallida intentona golpista ya habían sido detenidos en anteriores ocasiones por similares motivos, pero ha lamentado que los tribunales desecharan el caso por falta de pruebas, informa la agencia portuguesa de noticias Lusa.

"En mi caso particular, como no ha sido asesinado, no ha habido delito, si yo hubiera sido asesinado por ellos, entonces estas personas habrían juzgadas", ha aventurado el jefe de las Fuerzas Armadas del pequeño país africano.

Na Ntan también ha salido al paso de las especulaciones que en los últimos días apuntaban a que habría fallecido en Barcelona debido a complicaciones de su estado de salud y ha dicho no sentirse "preocupado por su muerte", sino más bien por "la falta de tranquilidad" en Guinea Bissau.

Las personas a la que hace referencia el general Na Ntan son el antiguo jefe de la Marina José Américo Bubo Na Tchuto y exoficial Tchamy Yala y Papis Djemé. Los tres fueron detenidos en abril de 2013 por agentes de la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA), donde cumplieron una pena de prisión por narcotráfico.

Por el momento, el Gobierno ha evitado dar más detalles sobre el fallido golpe militar, pero ha señalado que los detenidos tiene vínculos con el narcotráfico y estarían respaldos por "mercenarios" y "rebeldes de Casamance", un grupo armado independentista que en 1982 protagonizó una de las mayores rebeliones en África, pero que actualmente está prácticamente desaparecido.

Más información