El opositor Slimane Chenine es elegido presidente del Parlamento de Argelia

Publicado 10/07/2019 22:38:37CET
Cámara Baja del Parlamento de Argelia
Cámara Baja del Parlamento de ArgeliaRAMZI BOUDINA/REUTERS - Archivo

El Ejército apoya la "razonable" propuesta de Bensalá para solucionar la crisis política

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Parlamento de Argelia ha elegido este miércoles al opositor Slimane Chenine como nuevo presidente del organismo, tras contar con el apoyo del gubernamental Frente de Liberación Nacional (FLN).

La candidatura de Chenine ha sido presentada por sorpresa y ha recabado además el respaldo de la Reagrupación Nacional para la Democracia (RND), el segundo partido con más representación en el Parlamento.

"Hemos decidido apoyar a Chenine porque hemos dado preferencia a los intereses de Argelia", ha sostenido Mohamed Yemai, líder del FLN, según ha informado el diario local 'Tout sur l'Algerie'.

"Hemos dado preferencia al interés de Argelia a cualquier otra consideración", ha agregado Yemai, quien fue nombrado al frente del histórico partido tras la dimisión en abril de Abdelaziz Buteflika.

Chenine, un diputado islamista, es el presidente del grupo parlamentario Ennahda-Adala-Bina. Un total de siete parlamentarios habían presentado su candidatura para el cargo.

La votación ha tenido lugar a raíz de la dimisión el 2 de julio del hasta entonces presidente del organismo, Moad Buchareb, quien adoptó la decisión tras perder el apoyo de nueve grupos parlamentarios, entre ellos el FLN y la RND.

La elección de Chenine ha llegado además en el que es el primer día después de que expirara el mandato del presidente interino del país, Abdelkader Bensalá, sin que se haya fijado aún una fecha para unas elecciones que deberían haberse celebrado ya.

Bensalá asumió el cargo el 9 de abril tras la salida del poder de Buteflika, en medio de las manifestaciones contra su intención de presentarse a un quinto mandato. El hasta entonces presidente del Senado asumió el cargo durante un periodo de 90 días, tal y como establece la Constitución.

El Consejo Constitucional, máximo órgano judicial argelino, anunció que las presidenciales no podrían celebrarse en la fecha prevista, el 4 de julio, tras rechazar las dos candidaturas presentadas en el plazo fijado.

Días después, Bensalá dijo que "esta situación" le "obliga" a "seguir asumiendo el cargo de jefe de Estado hasta la elección del presidente de la República", en medio de las protestas contra él y el primer ministro, Nurredín Bedui.

De hecho, el propio Constitucional publicó una "autorización" para que Bensalá siga en el cargo más allá del 9 de julio, interpretando que el artículo 102 de la Carta Magna --que fija el límite de 90 días-- le da mandato hasta que se celebren los comicios.

APOYO DEL EJÉRCITO A BENSALÁ

Ante esta situación, la fecha del fin del mandato llegó en la medianoche del martes sin que las autoridades anuncien cuándo se celebrarán los comicios, si bien Bensalá anunció la semana pasada un proceso de diálogo del que estará excluido el Ejército para preparar el proceso.

El mandatario interino destacó durante su discurso de la semana pasada que "los participantes en el diálogo tendrán la libertad de discutir y debatir las condiciones necesarias para garantizar la credibilidad de las elecciones y abordar los aspectos legislativos, reglamentarios y de organización de estas elecciones".

En este sentido, destacó que los trabajos de los participantes en el diálogo incluirán organizar unas elecciones "en la fecha más cercana posible" y "en el marco de la Constitución", sin especificar a qué se refería con ello.

El jefe del Ejército, Gaid Salá, se ha pronunciado durante la jornada para expresado su apoyo a la postura "razonable" de Bensalá para 2alejar al país de la crisis actual", según ha informado el Ministerio de Defensa en un comunicado.

"Respaldamos el contenido de su mensaje y consideramos que esta postura es uno de los mayores pasos en el camino hacia una solución apropiada a la crisis", ha argumentado el también viceministro de Defensa del país.

Así, ha señalado que las próximas elecciones presidenciales "será la primera herramienta constitucional y legal" que permitirá al país avanzar hacia "el Estado de Derecho, el desarrollo económico, la prosperidad, la cohesión social, la seguridad y la estabilidad".

Salá ha manifestado además que el Ejército está "totalmente comprometido" con garantizar la seguridad y la estabilidad, al tiempo que ha criticado "las dificultades provocadas por algunas partes que intentan evitar que el juicioso proceso constitucional avance sin incidentes".

"Este interés supremo requiere necesariamente sumar los esfuerzos de hombres honestos de entre los hijos de Argelia y la determinación para preparar de forma seria las elecciones presidenciales lo antes posible", ha zanjado.

Contador

Para leer más