O.Próximo.- La ANP y Washington apoyan el plan Mubarak e Israel dice que lo está estudiando "seriamente"

Actualizado 07/01/2009 4:57:13 CET

Abbas pide al Consejo de Seguridad que ayude a "silenciar los cañones" en Gaza y Ban anuncia una visita a la región la próxima semana

NUEVA YORK, 7 Ene. (Del corresponsal de EUROPA PRESS, Emilio López Romero) -

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, mostró su apoyo al plan de Egipto para intentar frenar la ola de violencia en la Franja de Gaza, y confió en que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas apruebe una propuesta de resolución respaldada por la Liga Arabe que contempla un alto el fuego inmediato, la apertura de los pasos fronterizos para distribuir ayuda humanitaria y la creación de un mecanismo internacional para supervisar la situación en la Franja.

Abbas intervino anoche (madrugada en España) en una reunión de emergencia convocada por el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para condenar el "genocidio" que está cometiendo Israel en Gaza e instar a la comunidad internacional a emprender acciones urgentes para "silenciar los cañones" y permitir una oportunidad al diálogo. "Gaza vive una nueva catástrofe y pido al Consejo de Seguridad que adopte las medidas que sean necesarias para poner a salvo a la población de Gaza", indicó.

El presidente palestino mostró su apoyo al plan presentado por el líder egipcio, Hosni Mubarak, junto al mandatario francés, Nicolas Sarkozy, que invita a Israel y a las facciones palestinas a aceptar un alto el fuego "inmediato" aunque de tiempo "limitado", que incluya la apertura de corredores humanitarios, y convoca a ambas partes a una "reunión urgente" para establecer "acuerdos y garantías" que incluyan la protección de la frontera, la reapertura de pasos fronterizos y el levantamiento del bloqueo.

Sobre este último punto Abbas fue tajante ante el Consejo de Seguridad. "El levantamiento del bloqueo a Gaza no es negociable, es absolutamente necesario para la paz", subrayó el líder palestino. Señor presidente, no permita que sea asesinado otro niño palestino más. No permita que otra madre palestina tenga que llorar por la muerte de su hijo. No lo permita, señor presidente, ponga fin a esta catástrofe para que mi pueblo pueda vivir y sea libre", concluyó.

"NOS DEFENDEMOS DEL TERRORISMO"

Por parte de Israel, su embajadora ante Naciones Unidas, Gabriela Shalev, volvió a recordar ante el Consejo de Seguridad que la ofensiva lanzada por el Ejército de su país fue para defender a su población de los ataque de Hamás contra su territorio. "No nos estamos defendiendo del pueblo palestino, sino del terrorismo", afirmó la embajadora, quien reconoció que a pesar de todo Tel Aviv está estudiando "seriamente" la propuesta de Mubarak.

En los últimos años las autoridades israelíes han intentado "por todos los medios" que se respetara el alto el fuego en la Franja de Gaza, pero con sus últimas acciones, dijo la embajadora, "el régimen de Hamás ha vuelto a demostrar que no está interesado en alcanzar la paz". Por eso, pidió a la comunidad internacional que responsabilice de la crisis humanitaria a quienes realmente son los culpables de lo que está ocurriendo, "los líderes de Hamás".

Para la representante israelí sería inútil pedir un alto el fuego en estos momentos aunque reconoció que su país está estudiando "seriamente" la propuesta sin dar más detalles sobre qué hará su gobierno. "Seguro que la vamos a considerar y ya se sabrá si finalmente la aceptamos", añadió la embajadora Shalev.

La reunión de emergencia del Consejo de Seguridad estuvo presidida por el ministro de Asuntos Exteriores francés, Bernard Kouchner, cuyo país ocupa la presidencia rotatoria del Consejo desde el pasado 1 de enero, y tuvo lugar en el marco de la ofensiva diplomática lanzada por los países de la Liga árabe para intentar alcanzar una tregua que ponga fin a la violencia en la franja de Gaza, donde han muerto ya más de 600 personas y casi 3.000 han resultado heridas.

WASHINGTON APOYA EL PLAN MUBARAK

En la sala se encontraban presentes en calidad de invitados los ministros de Asuntos Exteriores de Jordania, Libia, Líbano, Marruecos y Qatar, quienes tuvieron oportunidad de intervenir de forma especial, además del secretario general de la Liga Arabe, Amr Musa, y también la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, quien mostró el apoyo de Washington al plan de Mubarak aunque volvió a insistir en que el alto el fuego tiene que ser sostenible y duradero para ser realmente efectivo.

Estados Unidos, que considera a Hamás como el único responsable del nuevo brote de violencia en la región, había impedido este fin de semana que el Consejo de Seguridad adoptara una resolución que "sólo llevaría a la misma situación" antes del final del alto el fuego hace once días, y desde un primer momento pide que una eventual tregua sea "sostenible y duradera" y que se incluyan mecanismos para impedir que las milicias palestinas sigan atacando territorio israelí.

La jefa de la diplomacia estadounidense, que viajó expresamente a Nueva York para poder asistir a la sesión especial celebrada en el Consejo de Seguridad, tuvo ocasión de mantener un encuentro a solas con el presidente Abbas antes del inicio de las intervenciones, para discutir sobre qué pasos se deberían dar para intentar poner fin a la escalada de violencia en la Franja de Gaza, y muy probablemente pudieron hablar del plan impulsado por Egipto.

BAN VISITARA LA REGIÓN

El primero en intervenir fue el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, quien volvió a pedir un alto el fuego inmediato que sea respetado por ambas partes, y anunció que viajará la próxima semana a Israel y a los territorios palestinos para continuar con sus esfuerzos diplomáticos en busca de una salida que ponga fin a la violencia. "Pero no podemos esperar hasta entonces para poner fin a la violencia", indicó Ban, quien volvió a pedir a Tel Aviv que permita el ingreso de ayuda humanitaria a Gaza.

En este sentido, el secretario general insistió en que sin un alto el fuego y la apertura de corredores humanitarios en la Franja no se acabará con el sufrimiento de la población civil, por lo que instó a la comunidad internacional en general, y al Consejo de Seguridad en particular, a pasar inmediatamente del debate a la acción. "Debemos lograrlo ya", sentenció.