Actualizado 07/01/2007 19:26 CET

O.Próximo.- Un oficial israelí implicado en el caso Girit reconoce que las órdenes eran disparar a matar

JERUSALÉN, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

Los soldados y oficiales destinados en 2004 al puesto de 'Girit', en la ciudad de Rafá (franja de Gaza), durante el incidente en el que perdió la vida una niña palestina de trece años reconocieron que tenían órdenes de disparar a matar contra cualquiera que se acercase a su posición durante la noche.

El comandante del batallón también admitió que esas eran las órdenes de los soldados durante el interrogatorio al que fue sometido por la Policía Militar de Investigación, según informa el diario 'Haaretz'.

Estas órdenes eran contrarias a las reglas oficiales de enfrentamiento del Ejército israelí, que afirman explícitamente que "debe evitarse herir a civiles inocentes, especialmente a mujeres y niños" incluso en "áreas especiales de seguridad" de la Franja de Gaza.

Estas revelaciones fueron hechas públicas tras la comparecencia de los militares hebreos ante el Alto Tribunal de Justicia israelí, que actúa a petición de la familia de la niña. El tribunal ordenó reabrir la investigación criminal del incidente al abogado general militar, Avihai Mandelblit.

El capitán R., acusado de la muerte de Iman al Hams, fue finalmente absuelto por un tribunal militar.