Publicado 23/06/2021 10:52CET

Orban pide a Alemania aceptar la decisión de la UEFA sobre la iluminación con la bandera arcoíris

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán
El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán - Tayfun Salci/ZUMA Wire/dpa

El primer ministro húngaro justifica su ley anti LGTBI: "La educación de los niños debe realizarse en casa"

BERLÍN, 23 Jun. (DPA/EP) -

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, ha pedido este miércoles al Gobierno alemán que acepte la decisión de la UEFA de prohibir iluminar el estadio Allianz Arena de Múnich con los colores del arcoíris en el próximo partido de la Eurocopa entre Alemania y Hungría.

"Que el estadio de Múnich o cualquier otro estado europeo esté iluminado con los colores del arcoíris no es una decisión estatal", ha dicho Orban en declaraciones a la agencia de noticias DPA. Así, ha señalado que estos colores son también parte de la "imagen callejera" de Budapest, la capital húngara.

El martes, la UEFA rechazó la petición del alcalde de Múnich, Dieter Reiter, de iluminar el estadio con los colores de la bandera de la comunidad LGTBIQ durante el partido de este miércoles, una decisión que ha sido calificada como "lamentable" por Reiter.

La UEFA ha reconocido que "todas las formas de discriminación representan uno de los mayores problemas a los que se enfrentan de cara al partido de esta jornada", si bien ha recordado que la organización es "neutral" a nivel político y religioso.

"Dado el contexto político de esta petición en concreto, un mensaje cuyo objetivo es el Parlamento húngaro, la UEFA debe rechazar esta petición", señalaba la UEFA en un comunicado.

La semana pasada, el Parlamento del país aprobó una legislación que persigue e impone castigos más duros contra la pedofilia. No obstante, la normativa también prohíbe charlas sobre homosexualidad en centros educativos y veta la emisión de contenido audiovisual que incluya temática LGTBI en televisión. Orban ha anunciado, además, que no viajará a Múnich para el partido.

El primer ministro ha defendido que "en la Hungría comunista los homosexuales eran perseguidos". "Ahora, el Estado no solo garantiza los derechos de los homosexuales sino que los protege de forma activa" ha afirmado antes de destacar que "la libertad del individuo es el mayor bien".

En este sentido, ha señalado que cada persona debe "incuestionablemente" elegir libremente su camino en la vida, pero ha matizado que "la educación de los niños debe realizarse en casa".