27 de febrero de 2020
 
Actualizado 05/07/2015 8:53:09 CET

El pago a los funcionarios en Gaza podría enfrentar a Al Fatá y Hamás

Qatar podría realizar pagos temporales como solución al conflicto

GAZA/JERUSALÉN, 10 Sep. (Reuters/EP) -

La falta de acuerdo entre Al Fatá y Hamás ante el pago de los salarios de los 40.000 funcionarios contratados por Hamás en Gaza podría elevar las tensiones entre las dos principales facciones palestinas y volver a desencadenar un nuevo conflicto en la zona.

El alto el fuego acordado el mas pasado establecía que la Autoridad Palestina, dirigida por el presidente, Mahmud Abbas de Al Fatá, debería tomar el control de la administración civil en Gaza, en manos de Hamás, movimiento islamista. Hamás interpretó que el pago de los salarios de los 40.000 empleados de Gaza correspondía a la Autoridad Palestina, que ya cuenta con sus propios funcionarios, 90.000 en Cisjordania y más de 70.000 en Gaza, todos relacionados con Al Fatá.

La Autoridad Palestina ha asegurado que no se puede permitir la retribución de estos salarios, que supondría un desenvolso extra de 420 millones de dólares (más de 325 millones de euros). Los donantes internacionales que respaldan el presupuesto de la Autoridad Palestina, incluida la Unión Europea, piden que se realice primero una auditoría interna de los trabajadores y se reduzca el gasto de las nóminas, que cuestan más de 2.000 millones de dólares al año (unos 1.550 millones de euros).

Además, Al Fatá no está dispuesto a dar su apoyo a Hamás hasta que acaben con lo que Abbas ha descrito como un "Gobierno en la sombra" en Gaza. También piden llegar a un Gobierno de unidad con un compromiso completo, como ambas partes acordaron en abril.

Abbas ya ha advertido esta semana de que "si Hamás no acepta un Estado palestino con un Gobierno, una ley y unas armas, entonces, no habrá ninguna colaboración". "Esta es nuestra condición y no nos alejaremos de ella", puntualizó.

Por su parte, el portavoz de Hamás, Sami Abu Zuhri, ha explicado que no hay ningún deseo de volver al conflicto y que se están realizando esfuerzos para reunirse con las autoridades de Al Fatá y reconciliar diferencias. Como medida temporal, el Ministerio de Finanzas, controlado por Hamás en Gaza, ha anunciado hará pagos parciales de entre 1.000 shequels y 4.500 shequels (214 y 964 euros) a los empleados contratados por Hamás.

DINERO EN MANO

El representante de la Unión Europea en los Territorios Palestinos, John Gatt-Rutter, ha destacado que "existe un riesgo real de regreso a la violencia si estas tensiones por los salarios no se resuelven cuanto antes". Otro responsable europeo que también participa en las conversaciones con la Autoridad Palestina ha señalado que la solución tendrá que esperar hasta la conferencia de donantes en El Cairo del próximo 12 de octubre.

El representante personal del secretario general de Naciones Unidas ante la Autoridad Palestina, Robert Serry, ha servido de enlace entre Gaza y Ramala, en Cisjordania, para buscar una solución.

Una posible resolución del conflicto es que Qatar, un importante apoyo de Hamás, realice pagos temporales, no salarios, a los empleados de Hamás hasta que se encuentre una solución a largo plazo. En conversaciones con los responsables de Hamás y la Autoridad Palestina, Qatar ha asegurado que estaba listo para repartir los fondos.

Sin embargo, Qatar no podría realizar transferencias electrónicas a Hamás, considerado organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea. En ese caso, se tendría que llevar el dinero en efectivo hasta Gaza y distribuirlo manualmente.

Las autoridades sostienen que dos o tres pagos servirían para paliar las necesidades. En Hamás creen que esta medida es insuficiente. Además, los trabajadores del sindicato de Gaza insisten en que los pagos deberían proceder del presupuesto principal de la Autoridad Palestina, para poder ser reconocidos como empleados del sector público.

Israel, que controla la mayoría de los cruces en Gaza, ha reconocido que estaría dispuesto a aceptar la solución ofrecida por Qatar, aunque no está claro que Egipto comparta esta opción. Otros actores involucrados en el proceso también tienen sus reservas. "Tenemos que ser muy cautelosos con cómo hacemos estos pagos temporales", ha recordado un diplomático extranjero. "Incluso si hay efectivo, hay un problema, precisamente, en cuánto dinero se da y cómo", ha añadido.

Para leer más