El Parlamento sueco fuerza la dimisión del primer ministro

Stefan Lofven
REUTERS / HANNIBAL HANSCHKE
Actualizado 25/09/2018 11:26:48 CET

MADRID, 25 Sep. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Suecia, el socialdemócrata Stefan Lofven, ha perdido este martes una moción de confianza en el Riksdag (Parlamento), por lo que se ve abocado a dimitir y se abre la puerta a negociaciones para la formación de un próximo gobierno.

Lofven ha logrado el apoyo de 142 diputados, mientras que 204 han votado en contra, lo que deja en evidencia el nuevo equilibrio de poderes surgido tras las elecciones legislativas del 9 de septiembre.

Nunca antes un primer ministro había sido apartado del poder en este tipo de votación, en la que los ultraderechistas Demócratas Suecos se han aliado con el principal bloque de centro-derecha, según medios locales.

El presidente del Parlamento, Andreas Norlen, del Partido Moderado, deberá ahora encargar a otra persona que forme gobierno, aunque durante las semanas o meses que dure el proceso será Lofven quien permanezca como primer ministro en funciones. El líder moderado, Ulf Kristersson, es 'a priori' la opción más probable.

El bloque de centro-izquierda obtuvo en los últimos comicios una exigua victoria, quedándose solo un diputado por encima de la Alianza conservadora que lidera el Partido Moderado (144 frente a 143). En este escenario podría ser clave el papel de Demócratas Suecos, aunque la formación ultraderechista no ha aclarado si sus 62 diputados apoyarán el cambio de Gobierno.

LOFVEN NO DESCARTA VOLVER A GOBERNAR

"Si los partidos de la Alianza intentan gobernar siendo el bloque más pequeño, serán totalmente dependientes de Demócratas Suecos", ha advertido Lofven tras la votación, en una comparecencia ante los medios en la que no ha desterrado la posibilidad de repetir como primer ministro si logra los apoyos necesarios, informa la agencia Reuters.

"Quiero liderar un gobierno con un apoyo más amplio y que nos permita dejar la actual política de bloques", ha añadido, si bien ha descartado que vaya a apoyar a la Alianza para evitar que la ultraderecha pueda ganar influencia en las decisiones políticas.

El líder de Demócratas Suecos, Jimmie Akesson, ha insistido este martes en las líneas rojas de su grupo, que básicamente pasan por reclamar a toda costa medidas de control de la inmigración: "Haremos todo lo que esté en nuestra mano para frenar cualquier intento de formar gobierno, para tumbar cualquier Gobierno, que no nos conceda una influencia razonable acorde con nuestro apoyo electoral".

El presidente del Parlamento tiene cuatro intentos para intentar conformar un nuevo Ejecutivo y, si no hay ningún acuerdo, Suecia deberá celebrar de nuevo elecciones en un plazo de tres meses.

Contador