Actualizado 01/05/2018 23:58 CET

Pashinian convoca para el miércoles huelga general en Armenia tras su fallida votación a primer ministro

Simpatizantes de Nikol Pashinian
REUTERS / GLEB GARANICH

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

El líder opositor armenio Nikol Pashinian ha llamado a la huelga general en Armenia el próximo miércoles tras la fallida votación en el Parlamento nacional para declararle nuevo primer ministro del país.

El fracaso se ha debido a la negativa del Partido Republicano, la formación del actual Gobierno armenio y bloque parlamentario mayoritario, a concederle su apoyo para rebasar la mayoría simple de 53 votos necesaria para que Pashinian se convirtiera en nuevo jefe de Gobierno y poner fin a la crisis política en el país.

Pashinian, nada más conocer el resultado, ha salido del Parlamento armenio para abrazarse a la multitud y ha asegurado que las únicas negociaciones que abordará a partir de ahora serán las del "funeral" del partido del Gobierno.

"Bloquearemos las calles, los aeropuertos, todo", ha declarado Pashinian, tras la fallida votación, celebrada después de que el lunes 23 de abril, tras solo una semana en el cargo, dimitiera el primer ministro Serzh Sargsián, en medio de unas protestas en contra de su permanencia en el poder tras dos períodos presidenciales (2008-2018).

AUTODESTRUCCIÓN

"Con sus discusiones, el Partido Republicano se ha destruido finalmente e irreversiblemente. Es la última categoría de autodestrucción", ha declarado Pashinian, que solo ha recibido 43 votos de los 103 de la cámara.

Pashinian ha declarado además que la decisión del partido del Gobierno era "un insulto" para el pueblo, y apeló a sus seguidores, reunidos en una plaza cerca del parlamento, para que esperaran a que se les uniera.

Los partidarios del opositor, que habían pasado el día en la Plaza de la República de la capital para ver el debate parlamentario en dos pantallas gigantes, gritaron "vergüenza" cuando se mostró el resultado de la votación.

"Demuestran una vez más que no se preocupan por nosotros, por la gente común", dijo Gurgen, un desempleado de 61 años que estaba entre la multitud.

Poco después de la votación, Pashinian salió del parlamento y se dirigió hacia la plaza, donde decenas de miles de sus partidarios estaban reunidos. Al acercarse a pie, acompañado por su esposa, las bocinas de los automóviles sonaron y la gente en la calle gritó "¡Nikol! ¡Nikol!"

La crisis en la ex república soviética está siendo observada de cerca por Moscú, cautelosa ante una posible repetición de una revuelta popular en Ucrania en 2014 que barrió al poder a los nuevos líderes que se alejaron de la órbita del Kremlin.

Para leer más