Actualizado 27/10/2007 18:51 CET

Los peregrinos españoles empiezan a llenar las calles de Roma con ocasión de la beatificación de mártires

ROMA, 27 Oct. (EUROPA PRESS/G. Moreno) -

Miles de peregrinos procedentes de toda España han empezado ya a llenar las calles de Roma, donde participarán mañana, domingo, en la beatificación de 498 mártires de la persecución religiosa que tuvo lugar en España antes y durante la Guerra Civil.

Según las estimaciones de la Embajada de España ante la Santa Sede, acudirán al evento alrededor de 25.000 personas, de las que unas 2.500 son familiares de los futuros beatos, según informó la Conferencia Episcopal Española.

Este es el caso de Josefina, de 57 años y sobrina de uno de los nueve religiosos agustinos que fueron asesinados en Asturias durante los primeros meses de la Guerra Civil, en 1936. Junto a ella, que ha venido acompañada por su marido y su hijo, participarán en el acontecimiento una veintena de familiares más, entre los que figura otro sobrino, de 90 años, que también es agustino y que concelebrará la beatificación junto a un millar de sacerdotes más.

Josefina, que se mostró "muy ilusionada", aseguró que tenía 7 u 8 años cuando oyó hablar del proceso de beatificación de su tío por primera vez. Sin embargo, "en mi familia nunca oí ninguna crítica contra los que lo mataron", aseguró, motivo por el que consideró "tristísima" la polémica que ha surgido al respecto y de la que responsabilizó al actual Gobierno que dirige José Luis Rodríguez Zapatero, ya que "con Felipe González nunca se oyó ningún enfrentamiento entre las dos Españas", aseguró en declaraciones a Europa Press.

Luís, en cambio, un veinteañero que ha venido junto a su familia desde Madrid para participar en la beatificación, es pariente de un jesuita que fue asesinado en parecidas circunstancias pero que no figura en el grupo de mártires que serán beatificados mañana, sino entre los otros 2.000 cuyo proceso está todavía en marcha, según explicó a Europa Press.

Las congregaciones y comunidades religiosas a las que pertenecían los futuros beatos también han organizado numerosos grupos de peregrinación. Entre ellos figura el grupo de Carmelitas de la Caridad Vedruna. Una treintena de ellas -procedentes de las provincias de Barcelona y Girona-- llegaron ya ayer a Roma y aprovecharon para visitar algunos de los principales monumentos de la ciudad, como la Fontana di Trevi.

"Nosotras venimos por la Madre Apolonia Lizárraga", explicó una de ellas a Europa Press. Precisamente la historia de esta monja y futura beata, que era la Superiora General de la congregación, es una de las más salvajes.

Según detalla el libro 'Quienes son y de dónde vienen. 498 mártires del siglo XX en España' publicado por la CEE para la ocasión, la persecución religiosa sorprendió a la Madre Apolonia en la casa generalicia de Vic.

ASERRADA VIVA

Después de encontrar refugio para sus religiosas, "en particular para las jóvenes novicias y las hermanas enfermas" se escondió en casas de personas conocidas. Sin embargo, fue descubierta en septiembre de 1936 y encarcelada en la checa de San Elías (Barcelona).

Según relató un testigo, parece ser que "fue aserrada viva y sus restos arrojados a los cerdos", probablemente el 8 de septiembre de 1936, detalla el libro. "El ejemplo de la Madre Apolonia nos ayuda a tirar para arriba cuando vienen las dificultades", aseguró por su parte la hermana Mercè.

Por su parte, el cardenal y arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, ofició esta mañana una misa de preparación en la Basílica de San Lorenzo in Damaso de Roma, de la que es cardenal titular. A la ceremonia acudieron unas 300 personas procedentes de la archidiócesis de Madrid, que es donde fueron martirizados la mayor parte de los futuros beatos -un total de 172--.

Durante la homilia, Rouco Varela destacó que la figura de los mártires que serán beatificados mañana "reta a los coetáneos de entonces y de ahora de una forma positiva y reconciliadora y en clave de paz", porque "se dejaron matar" por "amor a Jesucristo". Por eso "si tenemos que recuperar memoria y hacer memoria de ese pasado nuestro, la más sana, menos problemática, fecunda y ejemplar es la de ellos", consideró.

Esta tarde tendrá lugar la ceremonia de acogida para todos los peregrinos, que se desarrollará en la Basílica romana de San Pablo Extramuros.