La Policía india detiene a dos líderes separatistas en Cachemira y corta carreteras para impedir protestas

Un policía indio desplegado en Srinagar tras una concertina
REUTERS / DANISH ISMAIL
Publicado 17/12/2018 13:41:06CET

SRINAGAR (INDIA), 17 Dic. (Reuters/EP) -

La Policía india ha detenido a dos líderes separatistas en la región de Cachemira, cuya soberanía se disputa con Pakistán y en la que ha cortado varias carreteras en un intento por impedir que se registren protestas de condena por la muerte de varios civiles durante el fin de semana.

En las últimas semanas, la tensión ha aumentado en esta región con mayoría de población musulmana tras décadas de hostilidades entre India y Pakistán. El sábado, siete civiles murieron por disparos de las fuerzas de seguridad indias contra los manifestantes que protestaban por la muerte de tres milicianos.

Los líderes separatistas Mohamad Yasin Malik y Mirwaiz Umar Farooq han denunciado que han sido detenidos cuando se manifestaban caminando hacia un cuartel del Ejército en la principal ciudad de la Cachemira india, Srinagar. Otro dirigente separatista, Syed Ali Shah Geelani, ha sido puesto bajo arresto domiciliario, según la Policía.

"Las tropas indias están matando a los cachemires", ha afirmado Malik, en declaraciones a la prensa antes de que agentes antidisturbios de la Policía le metieran en un vehículo blanco. "Durante muchos de los últimos años han estado en una ola de asesinatos", ha añadido.

Un alto cargo oficial, que ha pedido no ser identificado, ha dicho que Malik y Farooq serán liberados "cuando la situación se estabilice". La Policía y fuerzas paramilitares han colocado barricadas en varias zonas de Srinagar, incluidas las carreteras que llevan al cuartel del Ejército, y están patrullando las calles para evitar protestas y altercados.

Por su parte, el Ejército ha pedido a la población que salga a manifestarse contra las autoridades. "El Ejército aconseja a las personas que no caigan víctimas de los designios de las fuerzas antinacionales", afirmó el Ejército en un comunicado publicado a última hora del domingo. "Es un intento de poner a los civiles contra las fuerzas de seguridad", añadió. En los enfrentamientos del sábado murió un militar indio.

Este lunes, las tiendas, oficinas gubernamentales y bancos han permanecido cerrados en Srinagar y en un distrito próximo y el tráfico ha quedado cortado. Además, las autoridades han cortado el servicio de telefonía móvil y los trenes.

El Gobierno de Pakistán, que, al igual que India, reivindica la soberanía de toda Cachemira pero solo controla una parte de la región, ha condenado las muertes registradas el sábado. "Solo el diálogo y no la violencia y las muertes resolverán este conflicto", ha asegurado el primer ministro paquistaní, Imran Jan, antes de señalar que su Ejecutivo denunciará ante Naciones Unidas las "violaciones de Derechos Humanos" cometidas por India.

India, con mayoría de población hindú, acusa a Pakistán de estar entrenando y armando a grupos de milicianos separatistas que operan en Cachemira. Pakistán rechaza esas acusaciones y sostiene que solo ofrece apoyo político a la población de una región de mayoría musulmana que ve vulnerados sus derechos por las acciones de las fuerzas de seguridad indias.