Actualizado 21/08/2015 9:37:57 +00:00 CET

La Policía macedonia emplea gases lacrimógenos para dispersar a miles de inmigrantes en la frontera

GEVGELIJA (MACEDONIA), 21 (Reuters/EP)

La Policía macedonia ha hecho retroceder con gases lacrimógeos a una multitud de inmigrantes y refugiados que intentaban entrar a través de la frontera con Grecia tras pasar una noche en tierra de nadie tras el decreto de emergencia que suponía el cierre efectivo de la frontera macedonia.

Allí han llegado diariamente entre 1.500 y 2.000 personas en las últimas semanas, diez veces más que el número habitual previo al verano y se han ido acumulando en una estación de tren cercana al lugar de los incidentes, el punto de control fronterizo de Gevgelija.

A pesar de que este último episodio de tensión fue relativamente breve, la Policía tuvo que encarar a más de 1.000 inmigrantes que llegaron en tren desde Grecia, y a los que se obligó a tomar autobuses de vuelta a ese país. La mayoría de estas personas son sirias o norteafricanas.

Algunos inmigrantes consiguieron atravesar la frontera mientras otros fueron detenidos por la Policía y expulsados de nuevo a Grecia. Entre los primeros se encuentra Mohamed Jalid, de 18 años y procedente de la devastada ciudad siria de Alepo. "Corrí rápido y escapé pero mi hermano fue devuelto a Grecia", explicó a Reuters.

Macedonia se ha declarado incapacitada para lidiar con el flujo de refugiados; una situación agravada por las tensiones históricas de los últimos 20 años con Macedonia, ya que ambos países están involucrados en una disputa desde el cambio de nombre de esta última tras independizarse de la antigua Yugoslavia en 1991.

No obstante, el alto comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha mandado efectivos al lugar, así como Cruz Roja. La ONU pedido al Gobierno macedonio que, al menos, abra sitio en la frontera para permitir que los inmigrantes no sufran problemas de espacio.

Para leer más