Actualizado 07/09/2007 12:56 CET

Polonia.- El Parlamento polaco decide hoy sobre su disolución para inciar el proceso de elecciones anticipadas

VARSOVIA, 7 Sep. (EP/AP) -

El Parlamento polaco decide hoy viernes si se disuelve o no, en cuyo caso afirmativo iniciaría el proceso de elecciones anticipadas, solicitadas por el Gobierno de Varsovia para poner fin a la crisis política que atraviesa el país.

Se necesita una mayoría de dos tercios en el Sejm para que éste se disuelva dos años antes de tiempo. Si se consiguiera tal objetivo, la Constitución polaca ordena que los comicios generales tengan lugar en un plazo no superior a los 45 días. Por su parte, el primer ministro polaco, Jaroslaw Kaczynski ha afirmado que su fecha preferida para la celebración de los comicios es el 21 de octubre.

Sumando los apoyos del Gobierno y de los principales partidos de la oposición, podrían alcanzarse con facilidad los 307 votos necesarios para conseguir la disolución del Parlamento, conformado por 460 escaños. Una vez disuelta la cámara baja, le corresponde al presidente, Lech Kaczynski, fijar la fecha de los comicios.

Se espera que la votación parlamentaria tenga lugar a las dos de la tarde de hoy. Sin embargo, se esperan complicaciones, ya que tres partidos han presentado peticiones separadas para disolver la cámara baja, lo que implica que cualquiera de ellos podría apoyar su propia moción y vetar las de los demás. Las organizaciones políticas en cuestión son el partido Ley y Justicia, del primer ministro y los dos principales partidos de la oposición, la Plataforma Cívica y la Alianza Democrática de Izquierda.

Pero aunque fallen todas las mociones, el primer ministro ya ha expresado su voluntad de anticipar las elecciones mediante otro mecanismo más radical: presentando su dimisión. Este proceso, sin embargo, es bastante más largo y complicado.

Con estas elecciones, Polonia, la incorporación más importante a la Unión Europea tras su última ampliación a los países del este, espera poner fin al período de inestabilidad política abierto desde 2005 con la ajustada victoria del partido Ley y Justicia. Desde entonces, el país ha sido gobernado por débiles coaliciones formadas por miembros de la derecha representada por la Liga de las Familias Polacas y el partido de Autodefensa (AD), de base agraria.

Esta coalición colapsó el mes pasado bajo intensas acusaciones de corrupción, en particular contra el entonces viceprimer ministro y líder del AD, Andrzej Lepper.