Pompeo afirma que espera reunirse con Lavrov en el marco de la Asamblea General de la ONU en Nueva York

Mike Pompeo
REUTERS / LAI SENG SIN - Archivo
Publicado 24/09/2018 19:40:11CET

MADRID, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, ha afirmado este lunes que espera reunirse esta semana con su homólogo ruso, Sergei Lavrov, en el marco de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, en medio de la preocupación de Washington por la decisión de Moscú de vender a Rusia sistemas de defensa antiaérea S-300.

"Estoy seguro de que Sergei (Lavrov) y yo tendremos nuestro tiempo juntos", ha dicho, antes de recalcar que el Gobierno estadounidense "intenta buscar cualquier lugar en el que haya puntos en común, donde se pueda trabajar con los rusos".

Así, ha manifestado que las autoridades del país norteamericano "están encontrando muchos sitios en los que (Rusia) trabaja contra el interés de Estados Unidos, y rendirán cuentas por eso".

"Hay muchos asuntos sobre los que hablaremos con los rusos. Confío plenamente en que su última decisión de trasladar el (sistema) S-300 estará entre ellos", ha resaltado, según una transcripción de sus declaraciones facilitada por la Casa Blanca.

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, ha anunciado este mismo miércoles la entrega a Siria del sistema de misiles antiaéreos en el plazo de dos semanas, que ha vinculado al derribo la semana pasada de un avión ruso.

La defensa antiaérea siria derribó el pasado 17 de septiembre un avión de reconocimiento ruso Ilyushin IL-20, con 15 militares a bordo, cerca de la costa siria. Rusia responsabilizó del derribo a Israel, ya que en el momento del disparo por parte de la defensa antiaérea siria había cuatro F-16 israelíes que estaban operando en la zona.

"Perfectamente conscientes de la situación aérea, las tripulaciones israelíes utilizaron como escudo el avión ruso, lo que derivó en su derribo y en la muerte de 15 militares", ha recordado el ministro, citado por la agencia rusa Sputnik.

Shoigu ha sostenido que el incidente "obliga a tomar medidas pertinentes para incrementar la seguridad de los efectivos rusos que están luchando contra el terrorismo internacional en Siria".

Por ello, ha dicho, "en el plazo de dos semanas, entregaremos al Ejército de Siria un moderno sistema de misiles antiaéreos S-300 que es capaz de destruir varios blancos a la vez a una distancia de más de 250 kilómetros".

El ministro de Defensa ha dicho que Rusia había suspendido el suministro del S-300 a Siria a petición de Israel en 2013, cuando ya estaba listo para el envío y a pesar de que los militares sirios ya se habían entrenado para manejarlo. "Ahora la situación ha cambiado, y no es culpa nuestra", ha recalcado.

EQUIPOS AUTOMATIZADOS

Por otra parte, Shoigu ha indicado que los centros de mando de defensa antiaérea siria recibirán equipos de control automatizados que en estos momentos solo tiene Rusia.

"Los centros de mando de las unidades sirias y centros de defensa antiaérea estarán equipados con sistemas de control automatizados que se suministran únicamente a las Fuerzas Armadas de Rusia", ha explicado.

Según el ministro, estos equipos permitirán identificar a las aeronaves rusas, garantizar el control centralizado de todas las fuerzas y medios de defensa antiaérea de Siria, así como supervisar la situación aérea.

Además, según Shoigu, en las zonas del Mediterráneo adyacentes a Siria se realizará la supresión radioelectrónica de la navegación satelital, de los radares y sistemas de comunicaciones de aviación militar que ataca blancos en el territorio sirio.

"Estamos convencidos de que la implementación de estas medidas enfriará las cabezas y disuadirá de emprender acciones no razonables que amenazan a nuestros militares", ha sostenido el ministro ruso, que ha advertido de que, "de lo contrario, tendremos que responder de acuerdo con la situación".

Así las cosas, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha asegurado que las medidas anunciadas por Shoigu "no están dirigidas contra terceros países" sino que lo que se busca es proteger a los militares rusos en suelo sirio.

Según Peskov, los expertos militares han identificado como causa de la tragedia del IL-20 las acciones deliberadas de los pilotos israelíes. "Esto obliga al liderazgo ruso a tomar medidas eficaces complementarias para garantizar la seguridad de nuestros efectivos en Siria", ha añadido, según Sputnik, asegurando que las medidas son resultado de una intensa discusión durante la última semana.

Entretanto, el presidente ruso, Vladimir Putin, ha hablado por teléfono con su homólogo sirio, Bashar al Assad, con el que ha hablado sobre el acuerdo para Idlib, último bastión rebelde en el país, y también sobre el derribo del avión ruso, según informa la agencia estatal siria SANA.

Durante dicha conversación telefónica, que se ha producido a iniciativa de Damasco, Putin ha informado a Al Assad de la entrega del sistema S-300, según ha confirmado el Kremlin.