El portavoz del grupo rebelde FLN se declara culpable de cargos de terrorismo en Ruanda

Publicado 23/05/2019 17:12:08CET
REUTERS / STRINGER . - Archivo

MADRID, 23 May. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del grupo rebelde ruandés Frente de Liberación Nacional (FLN), Callixte Nsabinama, se ha declarado culpable este jueves de los cargos de terrorismo, asesinato y secuestro que pesan contra él por su papel en el seno de la formación.

Nsabimana, conocido como 'Sankara', fue detenido en abril en Comoros y extraditado a Ruanda, donde ha sido acusado de ser parte de una campaña de violencia para intentar derrocar al presidente, Paul Kagame.

El FLN, brazo armado del Movimiento de Ruanda para el Cambio Democrático (MRCD), ha reclamado la autoría de varios ataques en el país en los últimos años, que se han saldado con varios muertos.

Durante la vista celebrada este jueves, Nsabimana ha reconocido que se dieron "instrucciones específicas" al FLN para que "cualquier operación que lanzaran fuera para destruir puentes, emboscar vehículos militares, oficinas de sector y campamentos militares y policiales".

"No esperábamos que fueran a atacar a civiles", ha señalado, según ha informado el diario ruandés 'New Times'. "Cuando fui arrestado me mostraron las pruebas de lo que pasó. Me sorprendió ver que había seis (civiles) muertos, la mayoría mujeres", ha confesado.

Asimismo, ha desvelado que mantuvo contactos con "personas de los servicios de Inteligencia de Burundi", si bien ha resaltado que "el Gobierno y el Ejército (del país vecino) no estaban implicados".

Nsabimana ha manifestado además que participó en reuniones con "funcionarios ugandeses". "Pedimos apoyo militar y diplomático y al final de la reunión nos dieron una respuesta positiva", ha añadido.

Por último, se ha disculpado ante Kagame, los familiares de las víctimas y "los ruandeses en general". "De ahora en adelante, rompo con el FLN y lo que hagan dependerá de ellas, no de mí", ha remachado.

El FLN se atribuyó un ataque perpetrado el pasado mes de diciembre contra un autobús de pasajeros en el bosque de Nyungwe, cerca de la frontera con Burundi, que dejó dos muertos y ocho heridos.

Kagame, que tiene 61 años, es el único dirigente que ha conocido Ruanda desde el inicio del nuevo milenio. Comandó la fuerza rebelde que acabó con el genocidio de 1994 y se convirtió en vicepresidente hasta que en el año 2000 escaló a la Jefatura del Estado como presidente de un gobierno interino al que pusieron fin los comicios de 2003, los primeros que ganó.

Kagame se hizo con el reconocimiento de la comunidad internacional por llevar a cabo una recuperación económica, pacífica y rápida tras el genocidio de 1994, cuando unos 800.000 tutsis y hutus moderados perdieron la vida.

Sin embargo, el mandatario también ha sufrido duras críticas por parte de grupos de defensa de los Derechos Humanos, que lo han acusado de abusos y torturas, así como de represión contra la oposición y los medios de comunicación independientes.

Para leer más