Actualizado 23/09/2015 17:19 CET

Premios Nobel de la Paz piden a Obama que presione a Xi para liberar a Liu Xiaobo

Liu Xiaobo
REUTERS/HO NEW

WASHINGTON, 23 Sep. (Reuters/EP) -

Una docena de ganadores del premio Nobel de la Paz han pedido al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que presione a su homólogo chino, Xi Jinping, para que libere a Liu Xiaobo y a su mujer, Liu Xia, en el marco de la visita oficial del líder asiático al país norteamericano.

Los premios Nobel de la Paz, liderados por el arzobispo sudafricano Desmond Tutu, escribieron una carta a Obama --que también recibió este galardón en 2009-- el 2 de septiembre para que reclame a Xi la puesta en libertas del matrimonio, según ha revelado este miércoles Freedom Now.

"Todos los intentos por resolver esta detención a través de la diplomacia han fracasado, por lo que creemos que, a no ser que líderes como usted tomen acciones urgentes, tanto públicas como privadas, China seguirá creyendo que puede actuar con impunidad", han dicho.

Junto a Liu --bajo arresto domiciliario-- está recluida su mujer, cuya salud ha empeorado "precipitadamente" en el último año y necesita viajar al extranjero para recibir un tratamiento médico adecuado, de acuerdo con Frredom Now.

El fundador de Freedom Now, Jared Genser, --que ejerce de portavoz de la pareja-- ha recordado además que la Casa Blanca nunca se ha pronunciado públicamente a favor de la liberación de Liu y su mujer, ni siquiera ha mencionado sus nombres.

"Esto es particularmente preocupante porque el Gobierno chino sigue insistiendo en público y en privado en que la mujer no está en arresto domiciliario", ha explicado.

Liu, de 59 años de edad, es un veterano disidente implicado en las protestas democráticas de la plaza de Tiananmen que fue condenado a 11 años de cárcel en 2009 por cargos subversivos por reclamar el fin del sistema de partido único. En 2010 ganó el Nobel de la Paz.

Una decena de senadores estadounidenses ya pidieron a Obama este verano que aprovechara su reunión del próximo jueves con Xi en la Casa Blanca para abordar lo que consideran "un extraordinario asalto" a los Derechos Humanos.