El presidente afgano ofrece a los talibán entrar en el Gobierno como parte de un acuerdo de paz

Actualizado 29/09/2007 16:46:04 CET

KABUL, 29 Sep. (EP/AP) -

El presidente afgano, Hamid Karzai, ofreció hoy al líder talibán, el mulá Omar, iniciar conversaciones de paz que podrían posibilitar la cesión una cartera ministerial a los islamistas a cambio del fin de la creciente insurgencia.

Karzai destacó su apuesta por la negociación, propuesta frecuente en las últimas semanas, y mostró su disposición a reunirse con el señor de la guerra y ex primer ministro Gulbuddin Hekmatyar.

"Si sé dónde vive no hay necesidad de que venga a verme, yo iré personalmente allí y me pondré en contacto con él", dijo Karzai. "Estimado mulá y estimado Hekmatyar, ¿por qué estáis destruyendo el país?", preguntó.

Karzai explicó que mantiene contactos con los talibán gracias a los líderes tribales, pero que no existe una comunicación directa ni abierta con los combatientes. "Si un grupo talibán viene a mi y dice, 'presidente, queremos un departamento en este o en aquél ministerio o queremos el puesto de viceministro (...) y no queremos luchar más' (...) aceptaría porque quiero poner fin a los conflictos y alas luchas en Afganistán", explicó el presidente afgano. "Desearía que hubiera una petición tan simple como esta. Desearía que aspiraran a un puesto en el Gobierno. Se lo daría", aseguró.

Este mismo mes Karzai renovó su propuesta de negociar con los talibán, a lo que los islamistas respondieron inicialmente aceptando su oferta. Sin embargo, otro portavoz talibán, Qari Yousef Ahmadi, puso como condición previa que las tropas extranjeras abandonaran el país.

Hoy Karzai matizó que esta petición no se satisfaría. "Debe quedar claro que hasta que todas las carreteras estén pavimentadas, hasta que contemos con electricidad y agua y asta que exista un mejor Ejército nacional afgano no querré que los extranjeros abandonen Afganistán", dijo.

Karzai insistió en su deseo de negociar con los talibán de origen afgano "en pro de la paz y la seguridad" y descartó cualquier contacto con combatientes extranjeros y de Al Qaeda.

La OTAN y la ONU han informado últimamente de la voluntad de un creciente número de talibán de abandonar las armas. El representante de la OTAN en Afganistán, Daan Everts, indicó que la OTAN estudiaría la posibilidad de negociación.

Más de 4.500 combatientes talibán han entregado sus armas y jurado lealtad a las leyes gubernamentales desde que comenzó el proceso de reconciliación, hace más de dos años.