Actualizado 04/02/2022 04:43

El presidente de Francia mantiene conversaciones con Putin y Zelenski sobre la situación en Ucrania

Archivo - El presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski.
Archivo - El presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski. - Sadak Souici/Le Pictorium Agency / DPA - Archivo

El ejército ucraniano descarta operaciones militares en la región del Donbás y la península de Crimea

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, ha mantenido este jueves conversaciones con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, en el marco de las tensiones por la acumulación de efectivos rusos en la frontera ucraniana.

"Diálogo continuo con Emmanuel Macron sobre cómo contrarrestar los desafíos de seguridad e intensificar el proceso de paz dentro del formato de Normandía. (Se) acordaron más pasos conjuntos para mantener la estabilidad de Ucrania y mejorar la cooperación financiera y económica", ha publicado en su perfil oficial de Twitter el mandatario ucraniano.

También ha agregado que, durante la conversación, acordaron más pasos conjuntos para mantener la estabilidad de Ucrania y fortalecer la cooperación financiera y económica, según recoge la agencia ucraniana de noticias UNIAN.

Por otro lado, el presidente francés ha mantenido este jueves una conversación telefónica --la tercera esta semana-- con el presidente ruso, Vladimir Putin, en la que trataron las negociaciones en el marco de la crisis en la frontera ucraniana.

En concreto, el Kremlin ha trasladado que fue un "diálogo sustantivo con el objetivo de desarrollar garantías legales a largo plazo para garantizar la seguridad de Rusia", agregando que ambos habrían intercambiado opiniones sobre el estado actual de la situación.

"Putin nuevamente llamó la atención sobre las declaraciones y acciones provocativas de los líderes de Kiev, que van en contra de los acuerdos de Minsk", ha subrayado el Kremlin. Ambas partes habrían acordado más contactos, según recoge la agencia rusa de noticias TASS.

EN LA REGIÓN DEL DONBÁS

Por otro lado, las Fuerzas Armadas de Ucrania han informado de que Ucrania no planea, por el momento, operaciones militares en las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk o en la Península de Crimea.

"Debo asegurar tanto al presidente de la Federación Rusa como al pueblo ruso que no hay órdenes. No se habló sobre la planificación de una operación militar para ingresar al territorio temporalmente ocupado de las regiones de Donetsk y Lugansk o Crimea, temporalmente ocupada", ha aclarado el Ejército ucraniano.

Por su parte, el secretario del Consejo Nacional de Seguridad y Defensa de Ucrania, Oleksiy Danilov, ha explicado que si se despliegan este tipo de operaciones, "definitivamente habrá bajas entre la población civil". "Somos un país responsable, no podemos asumir eso", ha dicho, según informa Unian.

Las autoridades de Rusia han expresado este mismo miércoles que no descartan una operación militar por parte de Ucrania en un futuro próximo para "arrebatarle" la península de Crimea, que el país se anexionó en 2014.

El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha señalado que "Ucrania considera posible atacar Rusia para, por ejemplo, invadir la región rusa de Crimea (...) dados los elementos nacionalistas, no solo entre las bases, sino también en la cúpula, en el Gobierno". "Esto no se puede descartar", ha dicho.

El Ejército ucraniano ha venido asegurando que todas las concentraciones de tropas en la zona son únicamente "maniobras militares" programadas con antelación. Desde abril de 2014 las tropas de Ucrania han llevado a cabo operaciones contra las fuerzas separatistas prorrusas en la región del Donbás.

Los Acuerdos de Minsk sentaron las bases para una solución política al conflicto, pero no han derivado hasta ahora en el cese de la violencia. Las autoridades de Rusia y Ucrania llevan las últimas semanas elevando su pulso político con acusaciones cruzadas sobre una ofensiva militar inminente.

Rusia ha advertido a Ucrania y la comunidad internacional de las posibles consecuencias de intentar resolver el conflicto por medios militares y ha denunciado que el suministro de armas a Ucrania incita a Kiev a recurrir a la fuerza para zanjar el conflicto.